Tim Don, el actual récord del mundo en distancia Ironman, fue noticia en el Campeonato del Mundo de Ironman  disputado en Hawaii este año no solo por llegar con un registro de 7:40:23 conseguido en mayo en Florianópolis (Brasil) y ser uno de los principales candidatos a la victoria en la prueba, sino por el brutal accidente sufrido mientras entrenaba por la carretera Queen K, cerca del aeropuerto de Kona, donde fue atropellado por un coche el pasado 11 de octubre. El resultado del accidente fue la fractura de la vértebra C2 tal  y como contaba el propio Tim Don.

Tres meses con un incómodo aparato ortopédico llamado «halo»

Durante casi 3 meses Tim Don ha tenido que llevar un halo craneal, o lo que es lo mismo, uno de los mejores métodos de inmovilización de la columna cervical, permitiendo una movilización precoz de pacientes con lesión cervical, mientras los huesos de la columna o las vértebras cicatrizan correctamente. La cosa, desde luego, tiene bemoles, porque es de todo menos cómodo. Consta de tres elementos: un anillo craneal fijado al cráneo por tornillos, un chaleco alrededor del tórax y de los hombros, y unas barras verticales.

Pues bien, hoy el triatleta británico ha colgado en twitter un vídeo donde nos enseña cómo ha quedado después de que le liberaran de su armadura ortopédica y de las secuelas de los cuatro tornillos que se encargaban de anclar el halo a su cráneo para sujetarse sobre los hombros. Como es de esperar, Tim Don tiene todavía una larga recuperación por delante, pero ha querido celebrar y agradecer públicamente con este vídeo el cariño y apoyo recibido por parte de todos sus seguidores.

Desde aquí le enviamos todo nuestro apoyo y le deseamos una pronta recuperación para que pueda volver cuanto antes a entrenar y darnos el espectáculo que estamos seguro hubiera dado de no ser por la mala suerte del accidente sucedido en la carretera de Kona el pasado mes de octubre.