Te juntas con el Grupo de Entrenamiento para hacer un rodaje y ves que falta Pepito. Le preguntas al resto de amigos de la grupeta y te dicen que Pepito no entrena hoy porque tiene una rotura fibrilar. Que se ha lesionado y que según el fisio tiene para 3 semanas.

Entonces te entra a ti la duda, y te preguntas por qué a él le van a tardar en recuperar tres semanas, cuando tú has conocido a gente que ha estado hasta dos meses para recuperar de la misma lesión. Si, ya, pero es que hay muchos tipos de rotura. Muchas veces he odio decir eso de que no sé qué fisio es mejor que otro porque le solucionó una rotura fibrilar en tantos días y el otro fisio tardó el doble en recuperar  la misma lesión.  Al final el tardar más o menos en recuperar una lesión de este tipo no es tanto por el profesional que te trate, que a veces también, sino por la gravedad en sí de la lesión y el tipo de paciente al que le haya sucedido.

No será lo mismo recuperar a alguien con musculatura fuerte y trabajada que a un anciano o una ama de casa que hace años que no hace deporte.

Así nos encontramos con clasificaciones de tipo re rotura que dividen su importancia en tres grados:

  • Grado 1, rotura fibrilar: Es la más frecuente y la que seguramente hayas sufrido muchas veces sin saberlo. Son roturas microscópicas que en algunas ocasiones al romper pequeños capilares crean un pequeño “moratón”.
  • Grado 2, rotura parcial: Igual que antes, puede aparecer en forma de hematoma, esta vez de mayor tamaño. Suele aparecer el hematoma en la parte de debajo de la rotura ya que la sangre bajará por la gravedad. Al ser una rotura mayor puede hacer que se pierda movilidad muscular así que notarás que las molestias son más molestas de lo normal.
  • Grado 3, rotura total: Es la rotura total del músculo con lo que las dos partes rotas se separan y se retraen a sus tendones o inserciones al hueso. Para poder de nuevo unir las dos partes suele ser necesaria la intervención operatoria.

Si eres de los que sufren o ha sufrido una lesión de este tipo y quieres leer más sobre este tema aquí te dejo otros post que te pueden interesar.

Cómo curar una rotura fibrilar

Rotura fibrilar, ¿podemos reducir el riesgo?

Estiramientos como parte del entrenamiento