El camino al éxito deportivo, especialmente en deportes de la exigencia del triatlón, muy demandante a nivel físico/psíquico y que requiere de más horas que la mayoría de deportes para un desarrollo óptimo, no es un camino fácil, y muchos jóvenes talentos se quedan por el camino, no solo en triatlón sino en todos los deportes.

Podemos minimizar estas pérdidas y recorrer ese camino de la mejor manera posible, optimizando todos los recursos a nuestro alcance.

Llevar una planificación unidireccional

Debemos tener un plan estratégico, donde dejamos claros los puntos a mejorar y los objetivos a conseguir, dichos objetivos deberán ser más a nivel habilidades y aptitudes físico/psíquicas, que resultados en competición, ya que si conseguimos el nivel que planificamos en los tres deportes, el examen de la competición tarde o temprano lo pasaremos.

Aplicar el concepto de progresividad

No por madrugar más amanece más temprano, aplica las cargas y contenidos idóneos para cada etapa. De esta manera evitaremos problemas en forma de lesiones, estancamiento, fatiga crónica…

Desarrollo de habilidades técnico – tácticas

En las primeras etapas de formación debemos trabajar para implementar unas habilidades técnico/tácticas sólidas, que serán la base sobre la que se sustentarán las aptitudes físicas. Trabajar esto, claro esta integrando el entrenamiento físico, que no deja de ser la parte fundamental en un deporte de resistencia como el triatlón.

Minimizar el stress o fatiga al márgen del entrenamiento

Si queremos llegar a buen puerto, debemos seleccionar muy bien nuestros objetivos, no planificar demasiadas puestas a punto y si fuera posible minimizar las horas de transporte y viajes. Muchos triatletas en categorías inferiores, viajan cada semana, en muchos casos recorriéndose media península, para cubrir el calendario de su club.

Dos días en coche, mas la propia prueba, puede ser una factura muy cara a la hora de maximizar la progresión del joven triatleta.

Conciliar la vida familiar

Buscar siempre el apoyo de los padres y familiares, también es parte clave del proceso, sintiéndose el deportista más arropado y teniendo las facilidades que la familia puede proporcionarle a nivel de alimentación, transporte, material… Siempre sin meterse en la labor del entrenador o añadiendo presiones extra a las propias de la competición.

Educarle en todos los campos

Nutrición, descanso, prevención, psicología,  son puntos muy importantes también, que nos harán maximizar nuestras ganancias programadas con el entrenamiento. Como no podemos ser omnipresentes, deberemos inculcar unos hábitos sólidos y duraderos que prolongados en el tiempo nos darán unas ganancias extra, que marcarán sin duda la diferencia.

Sobre el autor de este artículo

Ander Pérez Ochoa. Director Técnico del Club Triatlón ArabaTri. Entrenador nacional de triatlón y licenciado en INEF. Dirijo un grupo de alto rendimiento en Vitoria.  Instagram: @anderperezochoa
 Jorge San Martin entrenador personal