Una buena noticia para todos aquellos que hayan vivido una experiencia similar a la del triatleta británico Marc London, que vio cómo su Cervelo P5 fue robada de un día para otro, sin poder hacer nada por recuperarla… hasta ahora.

La historia comienza en agosto, cuando Marc London y su mujer vuelven de unas merecidas vacaciones en Dubai. Uno de sus tesoros mejor guardados, su Cervélo P5 con la que participaba en triatlón, había desparecido del cobertizo donde la tenía guardada en su casa de Baldock. Todos entendemos que una cabra es algo más que una bici para un triatleta, y así lo entendió la mujer de Marc, Emily London: «Fue horrible. La bici es el orgullo y alegría absolutos de Marc. Simplemente ya no estaba. Todo parecía apuntar a un robo planeado y muy bien ejecutado».

La pareja avisó inmediatamente a la policía y preguntaron a todos los vecinos de alrededor, pero nadie había visto nada. Ninguna pista sobre su bici y muy pocas esperanzas de poder recuperarla. Como haríamos cualquiera de nosotros, Marc subió la foto de su Cervélo P5 a todos los grupos de triatlón de Facebook en los que estaba dado de alta y pidió ayuda a toda la comunidad internacional de aficionados triatletas. Ya sabemos que somos buena gente y ayudamos en todo lo que podemos al resto de deportistas.

«Pasó un mes antes de que alguien nos llamara. No podíamos creerlo, pero un triatleta polaco nos envió un mensaje diciendo que vio la bici de Marc a la venta en una web polaca», contaba Emily. «Nos dijo que una tienda situada en Poznań, al oeste de Polonia, ya estuvo involucrada en otro robo de bicicletas de alta gama unas semanas antes.» Marc London se puso en contacto inmediatamente con la policía británica para que transmitieran la información a la policía polaca, que fue a registrar los artículos en venta en la tienda por si pudieran provenir de robos.

El sargento de la policía británica de Hertfordshire señaló que el idioma había sido una barrera muy fuerte para poder seguir avanzando con el caso hasta que el Centro Internacional de Coordinación de la Lucha contra la Delincuencia se involucró. Se pusieron en contacto con los fiscales en Polonia y finalmente la bici fue identificada como la bici de Marc. Ahora solo quedaba demostrarlo.

Los London viajaron a Polonia a finales de abril y gracias al sistema de bluetooth pudieron activar el dispositivo de seguimiento que la bici tenía escondido en el interior del cuadro. «En cuanto oímos la alarma, nos echamos a llorar. Toda la oficina de la policía polaca estaba muy contenta. Empezaron a aplaudir y a hacer fotos. Ha sido todo muy complicado, pero ha valido la pena.

Marc tiene un Ironman en septiembre, y podrá hacerlo con su Cervélo P5, que para eso se la había comprado.

 

Fuente: bbc