¡Qué ganas tenía de empezar la temporada de triatlón, pardiez! Dan igual fascitis, dolores de isquiotibiales, kilómetros de más, kilómetros de menos o tablas de entrenamientos. Ya solo hay que nadar, pedalear y correr. A tope al principio y dando todo al final.

Antes de nada, y pese a la efusividad: quedan dos semanas para Calella y me duelen mucho las piernas. Hay que cuidarse muy mucho. He acumulado muchos kilómetros en la temporada de atletismo y empiezo a ser consciente de que lo voy a pagar a lo largo de la de triatlón. He de bajar ritmo en algún momento. Txema me hacía la coña antes de empezar hoy de que no he faltado a ninguna prueba, que frene, y tiene toda la razón. Está claro que el año que viene, si realmente quiero participar en dos IMs, he de organizar la temporada de otra manera: menos duatlones y más sesiones de entrenamiento de calidad.

Dicho ésto, hoy me he gustado tanto en natación como en bicicleta. En carrera a pie he sufrido, en parte por haber dado todo pedaleando, en parte por los dolores en ambas piernas. Podía haber conseguido puntos para el club, pero no he tenido fuerzas suficientes y Eric, Txema y Joaquín me han superado en el tramo de carrera a pie. Una lástima. Habrá que entrenar más transiciones.

Salida a las nueve y media, élites, sub23 y primera división. He optado por ponerme lo más a la derecha posible, tratando de evitar las aglomeraciones, patadas y golpes. Yo he ido cómodo, aunque he notado que he perdido la costumbre de nadar en el mar, y me ha costado bastante acostumbrarme. Teniendo en cuenta que dentro de dos semanas la distancia casi se triplica, he de intentar nadar al menos un par de días en aguas abiertas para ir más entero.

He salido del agua en 15’56”. @juditizquierdo dice que he salido de los últimos (y que nos habían adelantado gran parte de las chicas), pero viendo la transición creo que he salido más o menos a la mitad. El Garmin me marca 1’01kms, 250 metros más de lo teórico. No creo que hayan sido tantos, pero sí más de lo oficial.

Transición sencilla, tomándomelo con calma. He preferido hacerlo bien a hacerlo demasiado rápido. He empezado a adelantar gente (cinco o seis personas), y al llegar a la rotonda donde empezaban las vueltas, he visto que realmente tenía mucha gente por delante. Estaba desubicado, sin saber donde estaba el resto de gente del club. En el primer tramo de subida he pensado que iba a sufrir, sin saber en cuantas ppm iba, pero notando muy cansadas las piernas. He tratado de incrementar rpm, bajo el riesgo de perder velocidad, para tratar de ir lo más cómodo posible.  He visto que Alex me sacaba casi dos minutos, y lo he dado por perdido. Eric y Txema, algo más de treinta segundos. Si forzaba un poco más, sin volverme loco, podría acercarme a ellos, teniendo en cuenta que Txema en carrera a pie nos iba a dar una pasada que nos iba a quitar las pegatinas.

En el tramo de bajada de la primera vuelta, he hecho relevos con otro chico y hemos conseguido alcanzar un grupo de cinco o seis personas en el que he podido ir recuperando en el tramo de subida de la segunda vuelta, tocado y en el límite anaeróbico, pero sin sentir que lo daba todo.

En la bajada nos ha alcanzado uno de los grupos líderes, doblándonos, nos hemos pegado a ellos (a 60 kms por hora) y sin saber muy bien, nos hemos plantado en el grupo de Eric y Txema. Me ha sorprendido pillarles en tan corto plazo de tiempo, y encontrarme realmente bien. Hemos continuado dando relevos, y la última vuelta la he hecho dejando gente detrás. He descolgado a Eric antes de volver a entrar en el pueblo, aunque al hacer la transición, que he tenido un problema con la zapatilla, que se me ha soltado, me ha vuelto a recuperar tiempo. Tiempo final del tramo de bicicleta, 33’32”, con una media de 34’4kms con hora.

Hemos salido juntos de la transición y, sinceramente -y así se lo he dicho, haciendo la coña- pensaba que iba a poder descolgarle. He notado dormidos los dedos de ambos pies, y ha vuelto a dolerme el tibial anterior, igual que en Cerdanyola. Hasta el km 2 he ido sufriendo, pensando que se me iba a hacer eterno, y haciendo la cuerda con Eric, que venía a unos diez metros. Me ha adelantado, y justo después también Txema. En ese momento era cuarto del club, y podía conseguir puntos.

He mantenido ritmo hasta el km 4’5, que también me ha adelantado Joaquín, que venía realmente rápido desde atrás. Su tramo es el de carrera a pie y hoy lo ha demostrado, sin duda. He llegado a meta cinco segundos más tarde que él, acabando en 1h13’37”.

Contento por el tramo de bicicleta. Llevamos dos meses acumulando bien, y se está notando. Preocupado por el tramo a pie, en el que, pese al ritmo medio de 4’13”, he notado muchos dolores. Entiendo que he ido alto de pulsaciones y que en Calella he de salir más bajo, pero necesito hacer el sábado que viene una buena transición para ir tranquilo, sin duda.