Se dice que puede que sea el mejor triatlón de España. El presidente del Club Clavería nos cuenta como vive su octava participación en el triatlón Fuente Álamo y como lo disfruta con el resto de su club. Aquí os dejamos la crónica de este año.

Un año mas, y ya van 8, nos presentamos un puñado de Claverías a la 26 edición del Triatlón de Fuente Álamo. Para nosotros es un Triatlón muy especial, y de hecho lo consideramos como el mejor triatlón sprint que se celebra en España. Por eso año tras año acudimos a la cita.  No se trata sólo de un triatlón, sino de un fin de semana que suele coincidir con el puente de mayo y que en ocasiones como esta nos sirve para compartir entrenos a orillas del mar, como dicen los Claverías “El viajes es la meta”

Este año la T2 había cambiado volviendo al formato de hace unos cuantos años, donde al llegar dejas la bici en una barra y los voluntarios se encargan de colocarla. Es increíble, siempre se tiene en cuenta hasta el último detalle. Es una lástima que los paratriatletas no hayan sabido aprovechar la oportunidad que les brindan Ginés, su equipo y los 300 voluntarios de la prueba. A pesar de ser la inscripción gratuita han pasado de 40 Paratriatletas en 2014 a tan solo 4 en 2015, y eso que había reservadas 50 plazas.  En nuestro caso Jaime Bailón en PT3 nos representó un año más.

Como siempre muy buen ambiente,  con casi 1000 participantes y 150 inscritas en categoría femenina, todo un record de la prueba. El clásico paseo del ayuntamiento a por los dorsales a la T2, al polideportivo, todo un peregrinaje agradable donde vas encontrando amigos de otros clubes. Este año se echó de menos a algunos  del CTOA que suelen disfrazarse cada año, dando un ambiente más festivo a la prueba.

Ya en la T1 revisamos las últimas cosillas, nos damos vaselina unos a otros, (esto no queda muy bien así escrito, pero es la realidad), que si me subes la cremallera,etc. Pues al agua a calentar un poco que en breve salen las chicas. El día era perfecto calorcito, viento a favor en la bici, nada tiene que ver con los vendavales y chaparrones de los últimos años que hasta daba miedo meterse al agua. Agua en calma y se suceden las salidas. Ya nos toca a los Veteranos, Cadetes, junior. Pistoletazo y como todos sabemos algún que otro golpe, que le vamos a hacer sino esto no sería un triatlón.

Salimos del agua sin incidencias y a subir el puerto de 9 km, hasta el alto de “la Cuesta”. A falta de 3 km para coronar, a mano derecha aparece la casa Azul (antiguamente la casa rosa) que marca los 3 kilómetros mas duros. Empieza la bajada y es momento de buscar amigos para llegar en grupeta a la T2, este año no hay suerte y nadie quiere venir conmigo, así que me toca hacer la bajada y el llano a solas.

Llegada a la T2, mucho ambiente en Fuente Álamo como siempre, aunque se echa de menos un poco mas de aplausos y ánimos como si ocurre en las pruebas por la zona del País Vasco. Bastante calor en la carrera a pie, recorrido engañoso como siempre que parece que no hay cuestas.

Por fin la llegada, tu premio como siempre una camiseta o sudadera para evitar el frío, aunque en esta edición no hizo falta, mucha fruta y bebida. Para un triatleta que más se puede pedir, buena organización, buen cronometraje, recorrido seguro, bien marcado y un avituallamiento muy completo y abundante en meta, por todo esto es el mejor tri de España.

Este relato es desde el punto de vista de un simple grupo de edad, veterano. Pero creo que también es una prueba 10 para un élite donde puede encontrar grandes premios económicos, para lo que hay hoy en día. Un gran nivel de participantes, ya que los 30 primeros son triatletas de primer nivel, incluso me atrevo a decir que hay años donde el nivel es superior al mismo campeonato de España de triatlón.

La fiesta de entrega de premios como siempre espectacular, bailes, risas, muchas caras conocidas… al final algo mas de una hora de sufrimiento en carrera son muchas horas antes y después de la prueba de muy buenos momentos, para mi eso es lo mas importante y si además personalmente mejoras tu marca y ganas a tus compañeros y amigos del club pues ya tienes las risas aseguradas.

“El viaje es la meta”