A principios de 2017 Ramiro Lahera y su equipo de trabajo lograban acceder a la presidencia de la Federación Madrileña de Triatlón. El objetivo, posicionar a la comunidad como líderes a nivel nacional con un modelo de gestión eficiente y eficaz, tal como rezaba su programa. «Queremos crear la marca Triatlón Madrid«, nos decía el propio Ramiro unos meses después, cuando ya aterrizado en el cargo podía comenzar a trazar una estrategia de trabajo.

Hoy casi dos años más tarde, el dinamismo y las ganas de nuevos proyectos son la enseña bajo la que se trabaja, con un horizonte futuro en el que el calendario de pruebas recobra interés: un único triatlón en la Casa de Campo que quiere ser referencia a nivel nacional, varios media distancia a lo largo de los meses de verano y un surtido y variado abanico de pruebas a lo largo de la comunidad.

Ayer, en la Gala del Triatlón Madrileño, así se pudo ver. Más de 250 personas, entre escolares y miembros de clubes, se dieron cita en el CTO Business School, en la capital, para hacer entrega de los galardones correspondientes al Circuito Escolar -desde infantiles hasta cadetes-, además de las menciones especiales para José Almagro, Cecilia Santamaría y José Luis García Serrano.