El triatlón de Pálmaces es una de esas carreras que no te puedes perder. Llevo compitiendo en triatlón desde el año 2000, pero desde 2004 he estado compitiendo prácticamente solo Copas de Europa, del Mundo, y Grand Prix para luchar por la clasificación olímpica y no he podido correr muchas pruebas de aquí que me hubieran gustado, además que las carreras sin drafting me encantan!

Pero tras 2012, conseguir la plaza olímpica y haber corrido algo de media distancia hasta el año pasado decidí que el 2016 iba a ser para preparar dos objetivos principalmente, el primero formar una Escuela de Triatlón de niños en la sierra de Madrid (objetivo cumplido en el Colegio Gredos-San Diego de Guadarrama), y el segundo correr esas pruebas “míticas” a las que tuve que renunciar en su día por la lucha olímpica, también cumplido este año (Fuente Álamo, Pareja, Pálmaces…).

Mi marido Guille ha corrido varias veces el triatlón de Pálmaces, le encanta esa carrera y un año fui a verle y me gustó mucho el ambiente tan familiar y diferente. Así que este año decidimos ir los dos juntos a disfrutarlo.

Es de esas carreras que te transmiten “pureza de triatlón”, nada de marketing publicitario a lo grande, o masificación. Es otro concepto diferente, el de que el triatleta se divierta y se vaya contento a casa. 226 participantes, una única salida, un drafting muy controlado, mucho nivel de participantes (solo hay que ver el cuadro de honor!!!) un entorno caluroso y con viento que hace una natación con mucho oleaje (cosa que me gusta mucho), una bici dura y de fuerza y una carrera a pie “de coco”.

Además es una distancia diferente, 1800 – 60 -12, cercana a la media distancia pero en la que corres a una intensidad parecida a la olímpica, algo que me gusta también, pues a pesar de ser bastante “diesel” me gusta mucho llevar las revoluciones altas, incluso entrenando 🙂 A todo esto le tengo que sumar que esa misma mañana falleció mi tía, y a pesar del disgusto encontré un granito de motivación para ir y luchar por dedicárselo a ella, fue triste y me planteé el no ir a la prueba, pero con no ir no solucionaba nada… Así que allí fuimos el mismo sábado para allá, y coincidimos con muchos amigos ya al llegar, lo que me hizo desconectar mucho sobre ese tema.

palmaces

Foto: Paloma Mora

La natación me gustó mucho, sin neopreno, con olas, se formó un pequeño tapón al principio al estar la boya muy cerca, pero alejándome del grupo y remontando por un lateral pude salir la primera chica y en un grupo bastante cabecero.

Luego en la bici me regulé bastante. Guille ha hecho muy buenas carreras allí, incluso un tercer puesto y sabe muy bien cómo hay que correr esa prueba. Estuvimos preparando la carrera juntos, trabajando muy bien la fuerza en bici en puertos de aquí, en gimnasio y en un recorrido de 15kms muy parecido a la prueba, y vaya si resultó! Me sentí que iba rápida y sin desgastar en exceso, ya que la carrera a pie se podía hacer dura. Me daba un poco de miedo el viento porque soy un poco “paquetilla” controlando la bici, pero la verdad que no tuve muchos problemas y cogí buenas referencias de los chicos a la hora de trazar algunas curvas. Eso si, cuesta arriba les recortaba pero cuesta abajo metían wattios y casi no les podía seguir! jeje.

En la carrera a pie fui regulando, tratando de exprimirme, pero con cabeza, no es la agonía de tener que correr un 10mil en 35 o 36 minutos como en las copas del mundo. También seguí algunos consejos de Guille y la verdad que me fue muy bien.

Tampoco hizo excesivo calor, pero también íbamos preparados para ello.

marina damlaimcourt

Foto: Twitter // Ana Casares

Después de la carrera entrega de premios, también especial, suben diez personas al Ayuntamiento, y sorteo de premios y… Me tocó el regalo estrella, un edredón nórdico!! Hubo muchas risas con eso, pero vivimos a 1.100m de altitud en la sierra y nos viene de lujo 🙂

Cena que en Pálmaces es todo un clásico, charla con Pep de la Mora y su gente del VIC Triatló y luego a casa a la una de la madrugada. Al llegar nos dimos un disgusto porque nos encontramos a nuestro gato con la tibia rota por ser demasiado juguetón y hubo que ir de urgencias a las 3 de la mañana y con la paliza en el cuerpo…pero ya está operado y en breve estará correteando.

En definitiva, ha sido un fin de semana durete en lo personal pero este triatlón tan divertido y con un ambiente tan puro me ha hecho poder eliminar los malos pensamientos de mi cabeza. Muchas gracias TRIATLÓN PÁLMACES, objetivo cumplido 🙂