A lo largo de las dos últimas temporadas la bermudeña Flora Duffy ha hecho del triatlón de corta su coto privado, donde en la actualidad no existe rival que pueda hacerle sombra: triunfo en las Series Mundiales de 2016 y 2017, récord de victorias parciales en una sola temporada y Campeona del Mundo de XTerra.

La solvencia a lo largo de cada competición es incontestable, liderando la carrera ya desde el primero de los segmentos, el de la natación. Con base en Boulder, Colorado, Flora tiene en la natación y la bici sus dos puntos más fuertes, de ahí que sus recomendaciones para nadar en aguas abiertas sean más que útiles para cualquier triatleta. Una vez que conocimos las recomendaciones de Richard Varga para nadar en aguas abiertas, es el momento de conocer las de la mejor triatleta del momento.

Evita los golpes

«No es ningún secreto. La salida de un triatlón puede ser abrumadora«, dice Duffy. Para evitarlo, la primera de sus recomendaciones es clar: «Comienza en la parte trasera«. Está claro que en profesionales, donde la salida es fundamental y hasta la primera boya se mantiene un ritmo lo más alto posible, no es posible aplicarlo, pero sí entre populares: «En grupos de edad, y más cuando eres novato, es mejor dejar salir a todos y después comenzar. Esto te permite tener más visión al tener menos tensión en el agua y poder orientarte en condiciones«.

Por otro lado, su recomendación es moverse por los laterales del pelotón acuático. «Intenta minimizar el número de triatletas a tu alrededor, así que mejor nada a los lados». En competición, Duffy intenta escoger el lado izquierdo o derecho en línea de salida, aunque incluso tenga que completar más metros.

No te olvides de respirar

«Si comienzas a agobiarte durante el segmento de natación, lo mejor es que te centres en la respiración» dice Flora. «Haz respiraciones profundas, vaciando los pulmones en cada exhalación».

En caso de tragar agua o recibir algún golpe por parte de los rivales, lo mejor es «usar la brazada para recuperar la respiración, recuperar la compostura y continuar nadando mirando al frente para no perder la orientación«.

Nada recto

«Como triatletas, invertimos una cantidad ingente de horas en entrenar en la piscina» dice Flora, que comenzó en triatlón a los ocho años tras ganar un IronKids. «En cambio, el día de carrera no hay líneas en el fondo que nos vayan marcando el ritmo, como mucho un par de boyas a lo largo de todo el recorrido«.  «Una vez estamos nadando, además es difícil verlas, porque todo el mundo a tu alrededor te está salpicando».

Así que su recomendación es sencilla, tomar un punto de referencia. «Busca un edificio, un muelle, el pico de una montaña… Algo que esté por detrás de la boya y se alinee con ella en nuestro punto de visión«. Esto en palabras de Flora, permitirá mantener un curso más sencillo.

Mira al frente

La tendencia natural de los triatletas es respirar a los lados, pero en ocasiones hay que hacerlo al frente para no perder perspectiva. Además, hay que levantar la cabeza como sea necesario. «En condiciones tranquilas, basta con levantar los ojos, pero si hay marea u oleaja, habrá que levantar la cabeza del agua, en el momento en el que estamos por encima de la ola«. Esto nos permitirá, según ella, lograr una mejor visualización de la boya.

En condiciones inestables, lo mejor es mirar al frente dos o tres veces seguidas, ya que será difícil ver la boya. «La primera para ver la boya, la segunda para ajustar la dirección y la tercera para asegurarse de que vamos en la dirección correcta«. Lo mejor, según Flora es repetir este gesto cada veinte segundos, aproximadamente.

Recuerda que si quieres estar al tanto de toda la actualidad del triatlón, puedes recibir nuestras actualizaciones en telegram: https://t.me/ptriatlon