El pasado mes de agosto os contábamos la terrible historia de un padre que se había propuesto completar un total de 200 millas (unos 320 kilómetros) desde el Hospital Infantil de Bristol hasta Land’s End en la bici de su hija de 7 años que murió por culpa de un extraño tumor cerebral en abril de 2015 del que solo se diagnostican a cuarenta niños en un año.

Peter Williams es un padre muy orgulloso de su hija: “A Ellie le encantaba andar en bicicleta y aprendió a montar sin ruedines con solo 3 años.” Ahora, su padre ha conseguido completar los 320 kilómetros que separan Bristol de Land’s End con el objetivo de recaudar fondos para una organización benéfica dedicada a la investigación de tumores cerebrales. Para afrontar este bonito y emotivo desafío, Williams empezó a entrenar hace más de cuatro meses.

Hasta ahora, se han donado más de 40.200 libras esterlinas  (más de 45.000 euros) a través de su página, cuatro veces su objetivo  inicial de 10.000 libras esterlinas.

Ellie Williams

Foto: The Brain Tumour Charity

Peter Williams es un ciclista de 46 años y 1,80 metros de altura que emprendió el viaje en la pequeña bici rosa de su hija, y que ha tenido que hacer gran parte del recorrido sin poder sentarse en el sillín. Tal y como decía en sus declaraciones a la BBC News: “la gente me ha estado parando durante todo el camino y entregándome donaciones. Solo he tenido un pinchazo en todo el recorrido, así que no me ha podido ir mejor. Ellie era una niña encantadora. Era muy creativa, y muy deportista. Tenía una personalidad brillante y habría estado detrás mío en esta carrera, te lo garantizo.”