Hay abuelas y luego está Lori Hoechlin, la abuelita que todo nieto querría tener porque no es una abuela al uso.  Esta mujer de 54 años, californiana y abuela de tres nietos y madre del actor Tyler Hoechlin, completó su primer Everesting (salida en bicicleta con un desnivel acumulado superior a la altura del Everest, 8.848 metros) en 2015 eligiendo como puerto nada más y nada menos que Alpe d’Huez. Un puerto de 13,1 kilómetros de longitud, 1803 metros de altura, con una pendiente media del 8,19% y una pendiente máxima del 12%. Tela marinera para un Everesting.

Lori Hoechlin

Foto: Facebook // Lori Hoechlin

Su primer Everesting, por Lori Hoechlin

Estaba en Orion, Francia, en 2015 con una amiga. Estábamos desayunando juntas y le dije que quería hacer un Everesting y subir en bici los 8.848 metros míticos de la famosa cumbre en el mismo día. Ella me dijo «tienes que hacer Alpe d’Huez». Sólo estuvimos un par de días más por allí, así que no tuve mucho tiempo para pensármelo dos veces. Y la mañana siguiente ya estaba metida en faena.

Además, coincidió que El Tour de Francia llegaba a esa zona en un par de días y todas las esquinas estaban llenas de aficionados al ciclismo. Tenía muchas cosas por ver y descubrir. Subí y volví a bajar. Subí otra vez. La gente empezó a reconocerme. En la sexta ascensión, la gente me aplaudía al pasar.

Lori Hoechlin

Foto: Instagram /Lori Hoechlin

Cuando estaba en la famosa tienda de bicis situada en la cumbre, Cycle Huez Bike, para coger algo de avituallamiento después de llevar nueve horas dando pedales, me di cuenta de que mi culotte empezaba a rozarme del desgaste de tanto esfuerzo físico en el mismo día. Y ni corta ni perezosa, me compré un culotte nuevo y aproveché ya que estaba allí para comprarse un maillot a juego antes de empezar con mi última ascensión.

Mi reloj GPS tiene una batería de duración 17 horas. De repente, empezó a vibrar y vi que la batería estaba baja. Estaba en mi octava y última vuelta. Si mi reloj se apagaba de repente, el Everesting no contaría. Así que, aumenté el ritmo. En la curva de los holandeses, la gente abarrotaba literalmente la carretera, dejándome solo una estrecha fila para poder avanzar. Me apaludían y tocaban las bocinas como si fuera uno de los grandes del Tour. Era maravilloso. Terminé en 15 horas y 36 minutos, justo antes de medianoche. El GPS marcaba 134,1 millas, es decir, 215,81 kilómetros.

Y realmente puedo decir que no fue un sufrimiento sobrehumano. Para mí fue un día muy largo de hacer algo que me encanta. He hecho varias pruebas de resistencia como la Race Across America (RAAM) de 4.800 kilómetros. A veces me pregunto qué podría haber hecho si hubiera empezado en el mundo de la bici a los veinte o treinta años. No me arrepiento porque ha valido la pena ocuparme de mis hijos en aquella época. Pero es algo que siempre me pregunto.

Lori Hoechlin

Foto: Instagram /Lori Hoechlin

Fuente: lessonsinbadassery.com