No es una noticia en la que, afortunadamente, estén implicados ciclistas, pero nos parece digna de ser publicada. Según ha publicado Luis Jiménez en su cuenta de twitter, una jueza de Michigan ha mandado durante 93 días a la madre de una conductora borracha que, durante el juicio contra su hija, se rió de la víctima.

Amanda Kosal, de 25 años, estaba siendo juzgada por un accidente en el que su vehículo golpeó de frente al de Jerome Zirker, de 31, que murió a consecuencia de los daños. Su pareja, Brittany Johnson, también de 31, sufrió graves daños.

La acusada había reconocido que estaba borracha al volante. Su madre, presente en el juicio, no pudo simplemente quedarse sentada a escuchar, no. «Quienquiera que pueda sentarse aquí en un momento trágico como éste y reírse cuando alguien ha perdido a un miembro de la familia…» dice la jueza.  «En todo el tiempo que la hermana del Sr. Zirker estuvo hablando, ese payaso -y así es como lo voy a llamar, un payaso- estaba ahí sentado riéndose«, dijo Lillard.

«Y tú también puedes irte«, añadió el juez, señalando a la madre de Kosal, Donna. «Porque si no sabes cómo actuar, puedes ir a la cárcel. Así que vete«.

«Esta es una corte de justicia, y estos son asuntos muy serios«, explicó a la familia de Kosal. «Entiendo que todos ustedes están muy molestos porque su ser querido va a ir a la cárcel, pero, ¿adivinen qué? Va a ir a prisión por las decisiones que tomó. Esta gente está aquí afligida, entristecida porque un acto sin sentido se llevó a su ser querido, y tú estás sentada aquí actuando como si fuera una broma».

«No en la sala 502. Ni hoy ni ningún otro día«, declaró el juez.

En un vídeo de las actuaciones se veía a la madre de Kosal escoltada por un agente del tribunal cuando el juez anunció que sería detenida por desacato penal.

«Su comportamiento irrespetuoso interrumpió los procedimientos de hoy y usted, señora, va a la cárcel del condado de Wayne durante 93 días«, dijo Lillard, mientras la mujer susurraba algo en voz baja.