Nadie ha podido olvidar lo que pasó en Oliva el pasado mes de mayo. Fue una tragedia que sacudió al mundo del ciclismo y del deporte en general. Una conductora ebria y drogada arrollaba a seis ciclistas en Oliva, muriendo tres de ellos y dejando en estado grave a otros dos: Scott Gordon, con múltiples fracturas en brazos y piernas, y Andrés Contreras, ingresado en la UCI durante dos semanas en coma con hematomas en la cabeza y daños en los pulmones, habiendo perdido también en el accidente a su padre, de 53 años.

Andrés Contreras recibió el alta el pasado mes de septiembre y, desde el principio, dijo que quería volver a salir en bicicleta en la carrera del pavo de Xàbia, que se celebra en Navidad. Todavía no está recuperado del tremendo accidente sufrido en la N-332 y necesita de rehabilitación. Para cumplir su sueño de volver a salir en bici ha tenido que montar unos pedales especiales en su bicicleta, ya que en su pierna derecha lleva un orthofix (fijación externa de hueso); la tibia y el peroné aún le tienen que terminar de soldar. «No puedo ponerme de pie en la bici y tampoco tengo todavía fuerza en las piernas. De ahí que lleve piñones de bicicleta de montaña para desarrollar más cadencia de pedaleo», ha explicado a Levante-emv.com

Andrés Contreras y Scott Gordon

Foto: Facebook // Andrés Contreras. Andrés Contreras y Scott Gordon recibiendo el alta el pasado 19 de octubre

Subirse a la bici de nuevo ha sido todo un reto

Andrés ha hecho de su primera salida en bici tras el accidente un momento muy especial. Pero quiere disfrutar cuanto antes del ciclismo y el triatlón, y por eso ha salido hoy por primera vez a rodar sus primeros 20 kilómetros. Andrés se ha sentido cómodo y emocionado de volver a sentirse ciclista otra vez. «Se me agolpan las sensaciones. Hoy es la primera vez que salgo en bicicleta y no me acompaña mi padre. Siempre estaba ahí, aconsejándome. Es duro. Y la pérdida de Edu y José es enorme».

 

Fuente: levante-emv.com