Hace unos días hablábamos de María García, triatleta soriana fallecida en agosto de 2015 atropellada por un vehículo. Pero por desgracia hay más nombres: Diego García, Sergio García, Jesús Negro, Miguel Ángel Fraile, José Luis Delgado… Un drama que no cesa, que salpican nuestro deporte, nuestra pasión.

Ayer en Valladolid se levantó un monolito en su honor con una placa con sus nombres. Ojalá ni un nombre más. Ojalá fuese un monumento que se pudra, se estropee, que se deteriore por falta de uso. Ojalá no vayamos ni una vez más a visitarlo.

valladolid

Foto: Ana García

Ayer fueron trescientos ciclistas quienes hicieron acto de presencia en el homenaje, tras haber partido en bicicleta desde el centro de Valladolid. José Luis García, padre de María García, fue quien habló y pidió respecto: «En la bici va una persona, eso es esencial entenderlo. Hay que llamar la atención a los conductores que no respetan a los ciclistas».

Y es que la legislación es extremadamente blanda. Benévola con el conductor e injusta con la víctima. «Hay que llamar la atención a las personas que deben legislar y a los jueces que deben juzgar. A los conductores que no saben conducir hay que enseñarles valores, ética y responsabilidad».