Muchos son los adjetivos que podríamos utilizar para describir lo que vimos este lunes en la Amstel Gold Race 2019. Mathieu van der Poel se hizo con una de las victorias más impresionantes de los últimos tiempos. Todos los focos parecían apuntar a Alaphillipe y Fugslang, que a falta de dos kilómetros tenían una ventaja cercana al minuto sobre el grupo principal. Lo que no esperaban es que un chaval de 24 años les pasase como un cohete a pocos metros de la meta.

Puede que no parezca espectacular a simple vista, pero el nieto de la leyenda Poulidor consiguió todo una hazaña. Para añadir más épica a esta gesta, se cumplían 29 años de la victoria de su padre Adrie van der Poel en la misma prueba. Mathieu ya lo había intentado a 43 kilómetros de meta en un ataque en solitario, pero no le funcionó. Restando apenas dos kilómetros para la llegada, comenzó a tirar él solo de un grupo de siete corredores sin recibir un relevo para cazar a los escapados. Lo que parecía una misión imposible, un ejercicio más de cara a la galería, a poco más de 500 metros se tornaba en algo factible. Después de un sprint interminable, épico y lleno de casta, consiguió una victoria que quedará para la historia.

Muchos ciclistas no perdieron la oportunidad de felicitar a través de redes sociales al joven del Corendon-Circus y postrarse ante su exhibición. La leyenda francesa Laurent Jalabert se mostraba estupefacto con el final disputado mientras que Geraint Thomas, ganador del pasado Tour de Francia, se quedaba sin palabras teniendo que recurrir a los emojis.  Más tajante se mostraba Lance Armstrong, al catalogar a la Amstel Gold Race 2019 como la mejor carrera que había visto en su vida. Por otra parte el campeón español Perico Delgado se mostraba estupefacto con toda la carrera y la catalogaba como impresionante.

Sin embargo no todo fue un mar de rosas para el campeón de Holanda. En declaraciones explicó que tras atacar en la subida a Gulperberg, no consiguió recuperarse debidamente para la siguiente subida. «No tengo ni idea de cómo he ganado» fueron sus palabras. Apenas habían opciones, solo un parón de los escapados permitiría en enlace entre los dos grupos. «Solo en los últimos 300 metros he visto que era posible conseguir la victoria«.

Los datos de potencia del sprint

Los últimos 800 metros de Mathieu van der Poel fueron una mezcla de fuerza, magia y sobre todo, corazón. Así lo muestran sus datos de Wahoo. Tras más de 257 de recorrido, realizó un último kilómetro antológico moviendo 830 watios de media, con un pico final de 1400 watios. Alcanzar esta potencia le llevó a una velocidad media de 59,2 kilómetros/hora, con un pico de 67,5 km/h en su pico más alto. Con estas cifras es normal que nadie le pudiese toser al llegar a meta.