Imagino que muchos de vosotros conoceréis la marca de bicis Ventum, una marca con sede en Florida que se dio a conocer allá por 2015 con un llamativo cuadro diseñado para cortar el viento y maximizar el rendimiento aerodinámico en pruebas de larga distancia. ¿El secreto? Pues el secreto se llamaba un mínimo de 6.250 dólares, o lo que es lo mismo, algo más de 5.000 euros solo por el marco y casi 7.000 euros con Ultegra Di2.

Bueno, pues parece que ahora tenemos alguna oportunidad para convertirnos en propietarios de una Ventum porque la nueva gama Ventum Z baja en más del 50 por ciento el precio original de la Ventum One. Esto traducido a dinero significa que estaríamos hablando de 2.850 dólares para el cuadro (unos 2.300 euros) y contando con una combinación de Dura Ace, Ultegra y otros componentes Shimano, nos iríamos a los 3.500 dólares (2.835 euros). Esto ya es otra cosa, ¿verdad?

Ventum

Foto: Ironman

Anteriormente, la gama Z solo se ofrecía en versión completa por unos 4.500 euros, una opción que todavía está disponible. Otros cuadros de marcas que todos conocemos como Dimond y TriRig superan los 2.500 euros, y si nos vamos ya a las bicis montadas, estaríamos hablando de los 5.000 euros.

Esta bajada de precios desde el segmento premium de bicis a un mercado más masivo pone a Ventum en una posición muy competitiva. Un precio que ronde los 2.500 euros es muy atractivo para una bici de triatlón en estos momentos y le da la oportunidad de competir con el resto de alternativas que hay en el mercado y que todos conocemos: Kestrel’s 5000SL Ultegra (3.000 euros), Cervélo’s P2 (2.300) y Scott’s Plasma 10 (2.350).

Vamos a ver qué pasa con la nueva gama Ventum Z. Ventum siempre ha fabricado bicis para larga distancia, el éxito (o no) de la gama Z será el que confirme si los triatletas realmente quieren este tipo de cuadros y no se lo han comprado antes simplemente por una cuestión de precio. Lo veremos en el conteo de material que hagamos en Kona 2018.

Leanda Cave

Foto: Leanda Cave

Fuente: triathlete