Si estás leyendo esto es porque seguramente vayas a viajar a Ironman Lanzarote próximamente. Y es que faltan poco más de dos meses para que se celebre uno de los Ironman más emblemáticos y duros del mundo. A pesar de su dureza, fruto sobre todo de sus fuertes vientos y su segmento ciclista, la isla es un destino escogido por casi 2.000 personas para enfrentarse al desafío de completar un Ironman.

Si eres uno de los valientes que estarán en Puerto del Carmen el 26 de mayo puede que aún tengas todo un viaje que organizar, y si organizar un viaje ya supone un nivel de estrés considerable, si es para ir a hacer un de los Ironman más duros del mundo échale cuentas. Por eso te ponemos las cosas un poquito fáciles recordándote algunos aspectos a tener en cuenta si vas a volar a la prueba patrocinada un año más por Skechers.

Checklist

Uno de nuestro mayores temores es el de olvidar algo por el camino. Casi más que el hotel, el vuelo o la comida lo que nos vuelve locas es la posibilidad de llegar a la prueba y darnos cuenta de que nos faltan las zapas de la bici o que no encontramos nuestras gafas de natación. Por eso nosotros tenemos nuestro checklist particular para evitar sustos. Es tan sencillo cómo hacer una lista e ir tachando.

El vuelo

No, no nos referimos a la película de Robert Zemeckis. El avión -y decimos avión porque a Lanzarote no vamos a ir en tren- es otra de las preocupaciones. Aunque a estas alturas ya debería estar más que cerrado, viajar a la isla no debe suponer ninguna complicación. Desde la península encontramos vuelos directos y frecuentes en la mayoría de aeropuertos.

Aquí la preocupación puede surgir con el transporte de la bicicleta, ya conocemos algunas malas experiencias que han tenido otros triatletas, pero ante eso por desgracia no podemos hacer nada. Sólo tratar de empaquetar la bici de la forma más correcta y segura en una buena maleta para bicicleta.

No, nada de alquileres. Vas a competir y tienes que hacerlo con tu bici, con la que entrenas a diario, con la que te desenvuelves y conoces a la perfección. A nosotros nos parece una completa locura ir a un Ironman a hacer 180 kilómetros con una bici que no es la tuya.

viaje

Foto: ThinkstockPhotos

El alojamiento

Lo que prima es la cercanía. Siempre buscaremos un hotel (u otro tipo de alojamiento) lo más aledaño a la salida de la prueba. Nos evitará madrugones excesivos, caminatas, estrés, tener que coger el coche. Piensa que no se trata sólo del día de la prueba, en los días previos tendrás que pasar a recoger el dorsal, dejar el material en el boxer, quizá te apetezca pasarte por la feria del corredor. Revisa bien la comunicación, si hay transporte público y cuales son sus horarios. Si vas ir con antelación quizá sea interesante que tenga instalaciones deportivas donde poder hacer algo durante los días previos (una piscina puede ser ideal para alguna sesión suave).

Lo ideal es usar cualquier comparador, hay decenas de opciones, que te te ayude a encontrar el alojamiento más barato y con las mejores prestaciones. Encontrarás todos los detalles y opiniones de otros usuarios.

Documentación

Puede parecer una tontería, pero ¿a cuántos les pasa? Revisa bien antes de salir de casa que llevas todo lo necesario. No olvides tu DNI o documento de identificación, carnet de conducir (hay quién decide alquilar un coche), los billetes de los vuelos, la reserva del hotel, justificante de inscripción. Haz una lista con todos ellos y, al igual que con el material, ve tachando para no olvidar nada en casa.