Lidia con el trabajo, lidia con la familia, lidia con las ganas que tiene tu cuerpo de mandarlo todo a freír espárragos y quedarse en el sofá. Asumámoslo: ser triatleta es muy duro, y no solo por las horas de entrenamiento, la férrea disciplina y la inversión en material que supone. También por todas esas ocasiones en las que tienes que hacer de tripas corazón y decir no. No a los donettes, no a salir de fiesta con los colegas, no a tomarte una cerveza tan ricamente.

Y es que el triatleta popular tiene muchos enemigos que le ponen complicado eso de entrenar y buscar rendir al máximo nivel. Nosotros dandoos consejos para ser más rápidos en el agua, la bici y la carrera a pie, y luego tenemos al diablo en casa. ¿Sabéis por qué? Juan López y Diego Rodriguez se han sentado delante del brasero a listar cuáles son los peores enemigos del triatleta popular. Y no, no hablamos de tener que pelearle un sprint a Mario Mola o Javier Gómez Noya.

¿Qué os parece? Nos encantaría saber a qué enemigos os enfrentáis vosotros. Ya sabéis, en los comentarios del vídeo, abrimos debate. ¡Esperamos los tuyos!