Hace año y pico el Récord Guiness de media maratón vestido de traje y corbata estaba sobre la hora y media. De hecho, yo, que visto habitualmente así, me dije “ottia, pues se podría intentar”. Hace unos meses el americano Gihan Amarasiriwardena lo bajó a 1h24’41, y este fin de semana el japonés Yuji Kawauchi ha cercenado la ilusión de muchos mortales como yo al dejar el cronómetro en 1h06’42”. Vamos, que casi iba en el grupo de cabeza.

Vestido de traje, chaleco, camisa, corbata y zapatillas negras, Yuki, apodado Citizen Runner, ha logrado la marca en el Medio Maratón Kuki de Saitama. Pese a la magnífica marca, no entrará en el Libro Guiness de los Récords porque la prueba no esta inscrita oficialmente.

Kawauchi es un tío peculiar, cuando menos. Funcionario del Estado, no tiene sponsors pese a sus muy buenos resultados (sexto en 2015 en el Maratón de Nueva York y ganador del de Sidney en 2012) y no tiene entrenador: sigue su propia planificación.