El próximo 7 de octubre, Yuki Kawauchi, el ganador del Maratón de Boston, tomará la salida en el Maratón de Chicago junto con su compatriota, el corredor japonés y miembro del equipo del Proyecto Nike Oregon, Suguru Osako. Si cualquiera de los dos ganase en Chicago, sería la primera vez desde 1986 que un corredor japonés se hace con la corona en Chicago. Pero, ojo, que primero hay que ganar a corredores como Mo Farah o Galen Rupp, que también competirán por hacerse con la victoria.

El pasado mes de abril, Yuki Kawauchi se imponía en Boston. Increíble pero cierto. Yuki Kawauchi, el popular japonés que no tenía patrocinadores y compatibilizaba el entrenamiento con su trabajo como funcionario, por aquel entonces, ganaba el maratón de Boston. Con unas condiciones climatológicas muy adversas, el japonés se imponía por más de dos minutos al gran favorito, el keniata Geoffrey Kirui con un tiempo de 2:15:58, el tiempo más lento desde 1975.

Yuki Kawauchi

Kawauchi ha demostrado ser una verdadera bestia maratoniana. Tiene una mejor marca de 2:08:14 en la distancia y tiene el récord de de maratones (79) por debajo de 2:20. No olvidemos tampoco el número de maratones que corre por año, 12 en 2017 y es probable que llegue hasta 20 este año.

Su mentalidad: “Si muero en esta carrera, no pasa nada”

Las declaraciones del atleta japonés tras la maratón de Tokio en 2011, en la que quedó tercero, lo dicen todo: “Cada vez que corro es con la mentalidad de que si muero en esta carrera, no pasa nada”. En el mes de mayo, Kawauchi establecía el récord en el ultramaratón Yatsugatake Nobeyama 71K, sacando 30 minutos al segundo clasificado. “Yuki ha elegido un camino poco convencional hacia el éxito en maratón; no hay otro corredor de élite compitiendo hoy como él”, ha dicho Carey Pinkowski, Director Ejecutivo de Carrera del Maratón de Chicago.

Para Suguro Osako, de 27 años, su debut en maratón fue en Boston en 2017, donde quedó tercero con un tiempo de 2:10:28. Anteriormente, Osako era conocido por sus marcas y récords en los 3.000 y 5.000 metros. En 2016, compitió en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro en las pruebas de 5.000 metros y 10.000 metros y quedando en los puestos 28º y 17º, respectivamente.

Además de esperar un podio, si Osako bate el récord nacional japonés (2:06:11), la Federación Japonesa de Atletismo Corporativo le compensará con 100 millones de yenes (alrededor de un millón de dólares estadounidenses) como bonificación. “Quiero intentar batir el récord nacional, pero lo más importante para mí es competir con los demás corredores”, dijo Osako en un comunicado. “Estoy muy emocionado y orgulloso de correr con Mo y Galen. Voy a disfrutar el desafío”.

El próximo 7 de octubre, cuando más de 40.000 corredores tomen la salida a las 7:30 de la mañana en una nueva edición del Maratón de Chicago, veremos qué corredor acaba llevándose la cinta en la línea de meta. Hagan sus apuestas.

 

Fuente: running.competitor