Yuki Kawauchi, el corredor popular que se ha hecho famoso en el mundo entero tras ganar la maratón de Boston, ha vuelto a competir este domingo, 22 de abril, tan solo cinco días después de su victoria en la distancia reina. Ha sido en la media maratón de Gifu Seiryu y se ha enfrentado a los últimos tres ganadores de la prueba. Pero esta vez, toda la atención estaba centrada en él.

Yuki Kawauchi, en el puesto 14 de la general

Pero hoy no ha podido ser. Los rivales de Kawauchi en Gifu Seiryu han demostrado que estaban en mejor forma que el japonés, que lleva una racha fina de competiciones. Con Boston, era la quinta victoria consecutiva de Kawauchi en maratón, todas ellas logradas en un margen de tiempo de cuatro meses. Y eso acaba pasando factura.

Yuki Kawauchi ha quedado hoy en el puesto 14 de la general y otro año más se le va el top 10 de una prueba que se le empieza a atragantar.  El keniano Nicholas Kosimbei, que corrió en 1:00:21 Lisboa ha sido quien se ha llevado el gato al agua. De hecho, figuraba en la lista de favoritos para hacerse con el primer puesto del cajón. El campeón de la prueba en 2017, Alexander Mutiso, ha tenido que conformarse con la segunda posición, a pesar de llegar en muy buena forma y haber marcado el mes pasado un récord personal de 1:00:31 en Lisboa. Completaba el podium, Moses Kurong que, junto con James Mwangi, eran dos atletas que venían con marcas por debajo de los 60 minutos.

Todos han intentado bajar de la hora en Gifu, pero ninguno lo ha conseguido. El récord de la prueba sigue imbatible desde 2014 cuando Bedan Karoki estableciera 1:00:02.

Clasificación masculina