Trucos y curiosidades / Ciclismo / 10 tipos de ciclistas que te encuentras en la carretera

10 tipos de ciclistas que te encuentras en la carretera

Los ciclistas podemos ser muy diferentes unos de otros, de eso no hay duda. Pero todos tenemos algún denominador común que hace que podamos encuadrar a unos y otros dentro de una tipología. Los hay para todos los gustos, seguro que te ves identificado con alguno de estos estereotipos. Y si no es así, al menos conocerás a alguien que se parezca a ellos. Vamos con las categorías.

El hedonista

Es esa persona que te cuenta lo maravilloso que es montar en bici y qué diferentes son los ciclistas del resto del mundo. Te describe todo, hasta el último detalle: el olor del campo, el cantar de los pajarillos en una cálida mañana de verano, el amanecer en la bicicleta. Este ser llega a ser un poco empalagoso para los que no sean amantes de las dos ruedas, porque además de ser muy pesado, lo cuenta todo demasiado idílico, cuando muchas veces la bici es sufrimiento, sudor y cansancio cuando ya ha amanecido y pega un sol de narices a las dos de la tarde.

Son esos ciclistas que visten tipo años 80, que se quedaron en aquella década y creen que es la verdadera forma de entender el ciclismo para ellos. Una opción tan respetable como la de cualquier otro ciclista.

El machaca

Este prototipo es el devorador de kilómetros, el que se mete 180 kilómetros un día como el que se come una bolsa de pipas. Y sin despeinarse. Para muchos mortales, ya solo pensar en salidas de más de cien kilómetros puede convertirse en un verdadero reto en sí mismo. Y eso, parando a tomar algún que otro café e incluso algo de comer. Pero el machaca se mete la ruta que tiene en la cabeza mirando el reloj para ver qué media está sacando.

Un buen machaca es ese tipo de ciclista que se pasa el fin de semana subiendo algún puerto dos o tres veces contrarreloj, y a unos 100 kms de su casa, para que le cueste más la vuelta. Puede que sus retos no tengan mucho sentido para el resto, pero a ellos les dan la vida.

Foto: Facebook // Jacob Zurl
Foto: Facebook // Jacob Zurl

El devorador de kilómetros

Ojo no confundir con el machaca porque son tipos diferentes. El devorador de kilómetros aprovecha la mínima ocasión para hacer más distancia de la prevista, aunque llegue medio muerto a casa y le cueste vestirse para la faena cada vez que sale con la bici. Es ese ciclista que saca su pepinazo con tal de hacer kilómetros aunque sea para ir a comprar el pan. Porque, oye, cada paseíto va sumando kilómetros que rápidamente suben a su Strava con el título que proceda en cada momento, "Ir a por pan y dos tomates", "Vuelta del partido del niño", da igual el motivo, lo importante es ir en bici a donde sea, aunque sea vestido de lycra de arriba a abajo y con las calas puestas.

El que se lo compra todo

Es el presumido del grupo, el que va siempre como un pincel combinando calcetines, maillot y culotte. Da gusto verle, la verdad, siempre de punta en blanco, no como otros que parece que les ha vestido el enemigo. Pero bueno, cada uno es como es y hay que respetarlo. Estoy hablando de esa persona de la grupeta que le preguntas si el culotte es nuevo y te dice que sí, que lo vio el otro día en una oferta mientras se compraba el segundo par de cubrezapatillas, y que no podía dejar pasar la oportunidad.

Los que se lo compran todo tienen un conjunto para cada mes del año, y rara vez les verás repetir dos veces el mismo maillot. Tienen que tener un armario en su casa que ya quisieran muchos.

Fuente: cyclingweekly.co.uk
Fuente: cyclingweekly.co.uk

El hombre del tiempo

A mí este tipo de ciclista me encanta, no lo voy a negar, me hace mucha gracia. Son ciclistas que pasan horas de su vida pensando en rutas potenciales en Strava que transmiten con muchísimo entusiasmo al resto. Pero, llegado el momento, nunca salen a rodar porque parece que el tiempo está un poco dudoso y no lo ven claro.

Suele coincidir que estos ciclistas suelen tener la mejor bici de todo el grupo, siempre impoluta y reluciente, con los últimos gadgets tecnológicos y mecánicos que les supone una motivación extra a la hora de salir. Pero consultan el parte metereológico y parece que el jueves llovió demasiado y el suelo va a resbalar, posible riesgo innecesario de caídas y suciedad en la bici. Así que, mejor no salir y dejar el pepinazo limpito en casa.

El friki de la tecnología

Este ser es capaz de detectar si tu bici es ultegra o dura-ace desde 30 metros de distancia e incluso si la cinta de tu manillar ha cambiado de color en las últimas semanas. Hombre, a todos nos gusta estrenar de vez en cuando cosas en nuestras bicis, pero los buenos frikis de la bicicleta saben absolutamente todo respecto a las nuevas tendencias.

Es muy frecuente que cuando pares a tomar un café, los frikis sean los últimos en hacer el amago de pagar la ronda. Pero es lógico, están ahorrando para las nuevas adquisiciones que ya tienen en mente. Otro de los rasgos típicos de esta tipología ciclista es que, aunque lo sepan todo de la tecnología en sí misma, luego son completamente nulos a la hora de usarlos o ponerlos en su bici.

Garmin

El estadístico

"Si vamos a subir ese puerto en una hora, tendremos que ir pensando en hacer un promedio de 300W", dicen los entendidos en estadística nada más salir. Así, sin anestesia. Y eso sabiendo que no han alcanzado los 300W más que en sueños, sin pendientes del 10 por ciento y subiendo durante más de una hora.

Cualquiera de nosotros que utilicemos Strava, solemos echar un vistazo a los datos de la salida una vez llegamos a casa y nos quedamos con algún dato que otro. Pero el estadístico lo sabe todo con pelos y señales. Recuerda todos y cada uno de los datos de la última subida que hizo y puede llegar a aburrir al resto. Y lo que es peor, a veces también se aprende las del resto...

strava

El que va a trabajar en bici

El ciclista que llega a trabajar todos los días en bici es un tipo con suerte, no hay ninguna duda. Es una persona que está por encima del bien y del mal. Mientras unos llegan 30 minutos más tarde porque no salen del atasco matutino de las grandes ciudades, otros llegan una hora tarde porque la línea 10 del metro estaba parada. Sin embargo, nuestro ciclista es un tipo con suerte y lo subraya delante del resto para que quede bien claro: "Yo no he tenido ningún problema para llegar hoy, tardo siempre 20 minutos exactos de mi casa al trabajo". A este tipo se le cala rápido porque sube todos los días dos veces a su Strava la misma ruta, un poco cansino, ¿no?

El que se hace un viaje para ir a trabajar en bici

Estos ciclistas combinan entrenamiento y trabajo a la vez, son unos cracks. Así como los tipos anteriores no pasan de 3-5 kilómetros de distancia, esta tipología se puede meter fácil 50-60 kilómetros a diario. Salen pronto de sus casas y llegan a trabajar para meterse directamente en la ducha de la empresa. Luego recuperan calorías y vuelven a prepararse para las dos horitas que les espera de vuelta a casa.

El historiador

¿No os acordáis de la bajada de Induráin en el Tourmalet camino de Aubisque cogiendo a Rominger en 1993? ¿Y el ataque de Pantani en la subida al Galibier en 1998? A mí esto me recuerda a cuando Eric Vanderaerden ganó la etapa 10 del Tour de Francia de 1984... dice el historiador al pasar a tu lado.

El historiador ciclista es capaz de recordar instantáneamente el resultado y el podium de cualquier carrera de la historia, así como los componentes que llevaba la mayoría de bicis de cada edición.

Este tipo de ciclistas son de la antigua escuela, muy parecidos a los hedonistas. Suelen llevar bicis antiguas, defensores acérrimos del 53/39, aunque ya por la edad algunos de ellos no puedan ni moverlo en ciertas subidas. Pero si era bueno para Eddy Merckx, es bueno para ellos.

Eddy Merckx

Fuente: cyclingweekly

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS