Foto: Carla Pregigueiro
Trucos y curiosidades / 5 cosas que piensan nuestras madres cuando les decimos que hacemos triatlón

5 cosas que piensan nuestras madres cuando les decimos que hacemos triatlón

¿No os pasa a vosotros que cuando habláis con vuestros padres y les dices que el domingo tienes un triatlón, sea un sprint, un olímpico o un ironman, ellos te miran con cara como de "qué le pasa a este chico", y luego se miran entre ellos con cara de circunstancias y viniendo a decirse algo del tipo "qué hemos hecho mal con él"?

A mí sí.

Y mira que mi padre es mis mayor fan. No hay artículo que no se lea, no hay foto que comparta, no hay amigo suyo del hogar del jubilado que no sepa que yo practico triatlón. Y creo que incluso ya entiende de qué va esto. Pero 'ay mi madre'. Mi madre no se entera de la misa la mitad. Y claro, a lo largo de los últimos años, ha ido teniendo sus frases al respecto

¿Eso es lo de que corres obstáculos por el monte y cargan con ruedas?

Un día vio en el telediario de Antena3 que hablaban de crossfit, spartan races y cosas por el estilo, con unos tíos con barro hasta las cejas y cara de mucho sufrimiento, y ató cabos. ¡Tate! Esto es lo que mi hijo hace. ¡Mi hijo es un espartano!

Pues no, mamá, en triatlón no movemos ruedas. Y el único que se mancha de barro es Rubén Ruzafa. Pero yo te quiero igual, eh...

El hijo de Puri, la que tenía la panadería, también hace de eso

Saber que tu hijo hace triatlón no es suficiente. Ni si quiera entenderlo. Lo importante es saber que hay otros enfermos igual, que no es algo que solo le pasa al tuyo. Entonces comienza a pregonarlo en el barrio. Hasta que encuentra alguien cuyo vástago parece que hace algo parecido. Entonces necesita que tú le conozcas.

-Pues el hijo de la Puri también hace triatlón.
-Mama, no tengo ni puta idea de quién es Puri.
-Hombre, sí, la que tenía la panadería.
-¿Qué panadería?
-¡Pues en la que comprabas el pan cuando venías del colegio, la Puri!

Tú escudriñas en tus recuerdos de infancia. Y sí, te recuerdas haciendo cola en la panadería con una mochila que pesaba treinta y siete kilos a base de libros de texto.

-Ah, sí. Vale.
-Pues eso, que el hijo también corre.
-¿Corre?
-Si, que como tú, que vaya moda, que se pasa el día corriendo. Creo que ha corrido hasta un maratón.
-Mamá, lo mío es triatlón.
-¿Y no es lo mismo?

triatlon
Foto: barkingcarnival.com

¿Pero no te quedarás muy delgado?

Las madres nos quieren gordos, tengamos seis meses de vida o treinta y ocho años. Así que cuando les dices que te pasas la vida entrenando, su única preocupación es que te vayas a quedar muy delgado. Eso y que puedes comer todas las cantidades ingentes de comida que haga falta, porque luego lo quemas.

-Anda, como otro cucharón de fabada, que tú luego lo quemas.
-Mamá, que no, que estoy que reviento.
-Pues espera que te hago un par de filetes que luego tendrás hambre.

A sus ojos debemos de ser pirómanos. Todo lo quemamos.

¿Pero eso es sano?

Para una madre solo hay dos cosas sanas en esta vida: las croquetas de jamón y la tortilla de patata. El resto son modas. Unas buenas croquetas te alegran, te animan, te dan sabor y te engordan, que ya hemos dicho que es muy importante. Así que algo que suponga que sudes, te canses, jadees, te tires al suelo, y sobre todo, te haga perder peso, no puede ser bueno.

Bueno, pero haces uno y lo dejas, ¿no?

Que vale, que sí, que me cuentes lo que quieras de que es un reto, la superación personal, que está de moda y todo eso, pero uno y lo dejas, ¿verdad?

ARTÍCULOS RELACIONADOS