Foto: Nils Nilsen // Getty Images for IRONMAN
Trucos y curiosidades / 5 costumbres del triatleta en su puesto de trabajo

5 costumbres del triatleta en su puesto de trabajo

¿Cómo somos los triatletas trabajando? ¿Se nos reconoce en la oficina, o en el taller, o en la fábrica? Nosotros creemos que sí. Ahí van las cinco costumbres del triatleta en su puesto de trabajo.

El fondo de escritorio

Un buen triatleta tiene de fondo de escritorio una foto suya entrando en meta. O acoplado en la cabra. O con el neopreno puesto junto a los compañeros de club, antes de empezar una competición. Si no utilizas ordenador, cualquier terminal electrónico nos sirve: la pantalla del móvil o el de la tablet también son muy socorridos. Y si eres completamente analógico, en algún lugar de tu puesto de trabajo tendrás una fotografía colgada. Seguro.

La conversación

Hables de lo que hables con un triatleta en el trabajo, va a terminar metiendo algún chascarrillo que incluya a su deporte. Que le hablas del calor, pues el te dice que demasiado, y que mira que quería salir a entrenar por la tarde. Que le hablas de política, que te dice que no le interesa ninguno de los cabezas de partido porque no hacen triatlón. Que le dices que te vas de vacaciones a Alemania, él te recuerda que el año pasado fue allí a hacer un ironman.

El almuerzo

Un triatleta se trae el almuerzo de casa, nada de bajar al bar a tomarse un café con leche y una tostada con los compañeros. No. Él baja, sí, pero se toma un aquarius que son pocas calorías -o directamente un botellín de agua-, y luego se mete en el office a comperse su bocadillo de pan integral con pollo y requesón light. Proteínas y carbohidratos para el niño y para la niña.

Y eso que no sea seguidor de la paleodieta o del #whole30: entonces adiós también al pan integral, dos piezas de fruta, el pollo cogiéndolo con los dedos, y una latita de atún.

No usar el ascensor

A no ser que la oficina esté en el último piso de las Torres de Sacyr Vallerhermoso, un triatleta va a subir y bajar por las escaleras. Es la mejor manera de, pese a tener un trabajo sedentario, mantenerse activo. Que lo mismo arriba le ves al hombre jadeando y con la camiseta sudada, pero oye, su entrenamiento lo lleva hecho.

Los dos litros y medio de agua

El triatleta tiene que estar constantemente hidratado, así que la botella de agua siempre a mano. Si en tu trabajo hay un cooler, una fuente de agua de estas con garrafa, el triatleta va a ser el heavy user.

Beber tanto tiene una consecuencia principal: el triatleta va una vez cada hora al servicio. No es que tenga la vejiga pequeña, es que el pobre la tiene a máximo rendimiento todo el día.

ARTÍCULOS RELACIONADOS