Foto: ITU Media
Salud y Nutrición / ¿Cómo afecta el peso a nuestro rendimiento deportivo?

¿Cómo afecta el peso a nuestro rendimiento deportivo?

Hace un tiempo hablábamos de cómo afecta la grasa a los triatletas, y hoy vamos a hablar de cómo afecta el peso que tengamos. Está claro que nuestro deporte, de tres disciplinas, es ideal para bajar de peso. Pocos triatletas con porcentajes de grasa elevados se ven por ahí. Pero si has llegado hace poco a nuestro deporte, o estás remolón a la hora de entrenar, vamos a ver por qué interesa pesar menos.

Tres son las razones principales por las que conviene tener un peso adecuado a nuestras características.

Riesgo de lesiones

Personalmente considero que es el más importante, porque a la postre es el que nos puede quitar de hacer una actividad que nos encanta. Está claro que cuanto más pesemos, más esfuerzo tendrán que hacer nuestras piernas a la hora de desplazarnos, sobre todo en la carrera a pie. Teniendo en cuenta una cadencia de zancada de 180 pisadas al minuto, una persona que pese 70 kilos estará desplazando al minuto nada más y nada menos que 12.600 kilos. Si además tenemos en cuenta que hay que levantarlos (además de moverlos hacia delante), nos vamos al doble, 25.200 kilos.

Imagina cómo afecta a las articulaciones de tu cuerpo durante un 10K, por ejemplo, y durante toda la fase de preparación, con sus entrenamientos.

Adelgazando cinco kilos, nos vamos a que en un minuto se levantan 23.400 kilos, que son 1.800 menos.

Gasto energético

Cuanto más pesamos, más gasto energético necesitamos para desplazarnos, ya sea nadando, pedaleando o corriendo. El gasto energético se calcula multiplicando el peso del corredor por la distancia recorrida, y se expresa en kilocalorias. En carrera a pie, el cálculo sería: a 5' el gasto es de 1'027 kcal/kg, mientras que a 3'20" es de 1'038 kcal/kg.

Eficiencia

Por último, y no por ello menos importante, está la mejora de nuestra eficiencia: Si reducimos grasa, reducimos peso, está claro. Y ya en su momento hablamos de que por cada punto porcentual que reducimos, mejoramos nuestro ritmo también en un punto porcentual.

ARTÍCULOS RELACIONADOS