Foto: Enervit
Salud y Nutrición / Triatlón / Coronavirus y sistema inmune: ¿qué puedo hacer estando en casa?

Coronavirus y sistema inmune: ¿qué puedo hacer estando en casa?

El término coronavirus, aunque parezca que es nueva desde que apareció el primer infectado hace unos meses en Wuhan, China, se utiliza desde hace más de sesenta años.

Según la definición académica, los coronavitus son una gran familia de virus que van desde el resfriado común hasta enfermedades más graves, como el Síndrome Respiratiorio del Medio Oriente -MERS- y el Síndrome Respiratorio Agudo Severo -SARS.

Lo curioso es que, cuando se observan bajo un microscopio electrónico, muestran apariencia de corona, de ahí su nombre.

En diciembre de 2019, se identificó un nuevo Coronavirus que se agrega a los ya conocidos. El "Covid-19", donde CO significa corona, VI para virus, D para enfermedad y 19 indica el año en que ocurrió.

La nutrición como factor de prevención y alimentos aliados

Elena Casiraghi, responsable del Enervit Nutrition Center, ha redactado una nota en la que explica, de manera muy didáctica, qué podemos hacer durante nuestro reclusión doméstica de cara a fortalecer nuestro sistema inmune.

"Todo comienza en nuestro intestino", comienza la italiana, "que durante mucho tiempo se ha llamado nuestro cerebro". Elena se refiere a la macrobiota, el conjunto de bacterias que habitan en nuestro intestino y que, ya se ha demostrado, influyen en nuestra salud física y mental.

Desde su punto de vista, la forma en que nos defendemos de las agresiones del entorno, y cómo lidiamos con la ansiedad y la depresión, está condicionado por el equilibrio entre las bacterias buenas y malas que habitan en nuestro tracto intestinal.

De este planteamiento subyace una idea clara, y que ya hemos repetido en incontables ocasiones en la revista: la alimentación tiene un papel fundamental en el sistema inmune y nuestro bienestar

¿Qué alimentos son amigos del sistema inmunitario?

La respuesta es rápida y sencilla: según apunta la experta de Enervit, todos los alimentos ricos en polifenoles.

¿Qué son los polifenoles?

Son microsustancias con propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y antibacterianas. Se encuentran principalmente en especias (la cúrcuma y el curry son ricos en ellas), en granos de cacao y en la cáscara y semillas de frutas y verduras.

Fruta y verdura

Además de los polifenoles, las frutas y verduras son ricas en fibra dietética que, una vez metabolizada, produce en el intestino ácidos grasos de cadena corta.

Éste, al generarlos, envía señales al sistema nervioso central, con el objetivo de modular el equilibrio energético y suprimir las señales proinflamatorias.

Además de en la cáscara de manzanas, peras, albaricoques o ciruelas este beneficio se puede extraer de los hongos.

Los ácidos grasos Omega-3, la glutamina y la vitamina C

Está demostrado que los ácidos grasos Omega-3 también tienen un impacto positivo en el sistema inmune, aumentan aumentando la actividad antiinflamatoria de las células y mejorando su capacidad de resolución.

Por último, habría que nombrar al aminoácido glutamina, cuya ausencia conduce a un mayor riesgo de infecciones de las vías respiratorias superiores, y la vitamina C, que por naturaleza tiene un poderoso efecto en la reducción del cansancio y un impacto positivo en la eficiencia del sistema inmunitario.

La “comida basura” debilita el sistema inmunitario

Nuestra tarea, como apunta Elena Casiraghi, es "alimentar a las bacterias buenas del intestino tomando las sustancias mencionadas anteriormente".

Al mismo tiempo, no obstante, es necesario reducir la presencia de bacterias malas, a las que les apasiona la comida basura rica en grasas saturadas y carbohidratos "blancos", que está demostrado que debilitan el sistema inmunitario.

alimentación sistema inmune ciclismo isotónica daniel fontana
Foto: Enervit

La actividad deportiva nos hace más fuertes

Cómo y cuánto entrenamos afecta nuestro sistema inmunitario. La actividad deportiva, de hecho, nos hace más fuertes, optimizando la eficiencia de nuestras defensas.

Pero no solo eso, no solo la alimentación influye en nuestro sistema inmune. En casos de "alerta", el deporte nos proporciona herramientas para recuperarnos más rápidamente. El entrenamiento deportivo apunta precisamente a esto, monitorizando constantemente las cargas de entrenamiento.

El problema surge cuando la actividad ya no está calibrada de acuerdo con nuestro estado físico. De hecho, existe la creencia generalizada de relacionar el entrenamiento con el trabajo hasta el agotamiento, y que, si no lo alcanzamos, no se ha realizado el suficiente volumen o intensidad.

Esta creencia no puede estar más equivocada, ya que no solo deprime el sistema inmunitario, sino que tampoco permite un aumento en el rendimiento.

De ahí que sea tan importante entrenar en los niveles adecuados, como recuperar después.

Sin estrés

Por último, además de la incidencia de la alimentación y el deporte en el sistema inmune, Casiraghi apunta que "se debe prestar atención al aumento de la hormona del estrés, el cortisol".

Si se sintetiza por encima de ciertos niveles, reduce significativamente la eficiencia del sistema inmune.

Por lo tanto, ten cuidado de evitar dietas estrictas bajas en calorías y garantice a su cuerpo una cantidad adecuada de horas de sueño, para promover un descanso óptimo y una regeneración física y mental.

ARTÍCULOS RELACIONADOS