Trucos y curiosidades / Triatlón / Así te beneficiará entrenar sin reloj

Así te beneficiará entrenar sin reloj

Seamos francos: No existe nada mayor y tan liberador como correr sin dispositivos, sin estar pendiente de una pantalla que te vaya diciendo si corres a 4'30", 5'20" o 5'45". O que te informe de que llevas 9K recorridos o una hora y cuarto. Incluso ahora, con relojes como el Vantage V de Polar, hasta puedes ir controlando los vatios a los que entrenas.

Correr sin reloj es uno de los mayores placeres que un deportista puede tener en pretemporada. E incluso a lo largo de todo el año, si coges el hábito y sabes entrenar en condiciones.

Si bien puede ser un desafío el desconectarse, hay muchos beneficios que te permitirán estar más en sintonía con tu cuerpo, ir potencialmente más rápido e más preparado para los días de competición. Por no hablar de todo lo que te vas a divertir.

Al estar mirando el reloj para verificar el ritmo, el kilometraje total, el tiempo de ejecución, etc., puedes estar introduciendo demasiado estrés y eliminando gran parte del beneficio de tu entrenamiento.

Aprender a encontrar los límites de verdad

Al liberarte de tu reloj, siempre un cuando tengas una idea general de dónde y cuánto tiempo estás corriendo, puedes darle una idea real a tus límites en lo que se refiere al ritmo y a la distancia que realmente eres capaz de correr.

Como continuamente usas un reloj para medir la velocidad, entras en una mentalidad en la que el reloj gobierna la carrera, en lugar de tu propio cuerpo y las mejoras que has realizado al dictar los términos de tu carrera.

Muchas veces los corredores miran su reloj para ver uno de los dos escenarios: la primera es que van más rápido de lo esperado, así que disminuyen la velocidad inmediatamente, y la segunda, es que van más lento de lo que esperaban y comienzan a empujar su cuerpo hacia una zona incómoda. Es perfectamente aceptable seguir corriendo rápido si te sientes “rápido” y escuchar a tu cuerpo si estás fuera de ritmo. Si lo haces, te permite empujar nuevos límites o descubrir que necesitas descansar.

En este sentido, el reloj puede ser un habilitador que te mantiene constante en un ritmo, cuando en verdad, eres más rápido de lo que crees. Por el contrario, forzar para marcar un ritmo en concreto puede llevarte a una lesión no deseada.

Beneficios de entrenar sin reloj

Estar mirando el ritmo, distancia y pulso a cada cincuenta metros, como hacemos gran parte de los que salimos a correr, hace que perdamos el foco. Está claro que en las series de intensidad, en las que tenemos que correr por encima del umbral, necesitamos esa referencia temporal o de pulsaciones, para saber si estamos haciendo correctamente el entrenamiento, ¿pero y en una tirada larga? ¿Realmente es necesario estar mirando constantemente la pantalla, cuando sabemos que nuestro objetivo simplemente es correr 15K, o estar trotando una hora y media?

De hecho, si nos perdemos en el hábito de mirar en todo momento el reloj, puede que comencemos a ignorar el feedback que nos envía nuesro cuerpo, además de estar perdiendo la oportunidad de disfrutar de la paz mental que supone correr por correr.

Así mismo, dicen que dejar los aparatos y cronómetros en casa te pueden liberar de los prejuicios sobre cuánto y a qué velocidad puedes correr. El olvidarte de los dígitos te ayuda a ir mucho más allá y descubrir otro nivel de carrera.

Por ejemplo, escoge ir a la casa de algún amigo o llegar hasta un sitio por el que sueles pasar conduciendo de manera normal. O simplemente puedes correr tu ruta habitual pero sin reloj. Céntrate en tu forma física, tu respiración y en el cómo sientes las piernas, en vez de estarte centrando en lo rápido que dice el reloj que estás yendo.

Es bueno que anotes la hora en que comienzas a correr y la hora en que terminas, pero sin llevar el reloj contigo, o incluso llevándolo en un bolso, por si realmente quieres registrar el entrenamiento (y subirlo a Training Peaks, Strava o la aplicación que utilices). Ten en cuenta que cuando estés preparado para correr sin llevar tecnología, son muchas las carreras en las cuales no necesitarás accesorios. Fíjate en los profesionales de corta. Ninguno de ellos lo llevan en carrera. Es más: a pocos de ellos se les ve usándolos en los entrenamientos. ¿Por qué?

Pues básicamente porque conocen tanto su cuerpo que notan los incrementos de intensidad. Y que en carrera ya están los chips para decirnos si hemos hecho MMP o hemos quedado entre los cien primeros. Pruébalo tú: búscate alguna carrera cercana por casa, y trata de hacerlo sin el reloj encima. Verás que el planteamiento de carrera es otro. Descubre cuánto puedes divertirte sin reloj, y a qué ritmos puedes ir.

ARTÍCULOS RELACIONADOS