Foto: Unsplash // Hunter Bryant
Salud y Nutrición / La astenia otoñal y el triatlón: cómo nos afecta y cómo superarla

La astenia otoñal y el triatlón: cómo nos afecta y cómo superarla

Chavalada, apenas tres días y comienza el otoño. Atrás quedan las vacaciones, los chiringuitos y las horas de luz hasta las tantas. Empieza a anochecer pronto, todos estamos enfrascados en las rutinas habituales y la vida sigue. Y el triatlón también. Quien más quien menos ha ido terminando su temporada -salvo a aquellos que reciban el otoño compitiendo en Challenge Madrid, los que vayan a hacer IRONMAN Barcelona y los que estén preparando el Campeonato de España de Media distancia de Ibiza-, y ya empezamos a ponerle ojitos a la siguiente temporada.

Pero por desgracia antes de enfrascarnos en los entrenamientos, tendremos que lidiar con la temida astenia otoñal y con ella la sensación de cansancio, mal y humor y algunos dolores. Aunque es más habitual la astenia primaveral, la de esta estación que entra también se hace sentir.

¿Por qué aparece la astenia otoñal?

El motivo principal de su aparición es la reducción de las horas de sol y la propia respuesta de nuestro cuerpo a los cambios temporales. También puede incidir en su presencia la bajada de las temperaturas, aunque desde hace unos cuantos años la diferencia térmica entre agosto y septiembre está minimizada, si hay cambios bruscos sí podría afectar.

Puede durar hasta tres semanas., aunque lo habitual es que en una semana los síntomas se hayan mitigado.

¿Cuáles son los síntomas?

Pues tristeza, apatía, cansancio acumulado en mayor volumen que al que estamos acostumbrados, dificultad para concentrarnos y para conciliar el sueño. A nivel de entrenamiento, que como deportistas es lo que más nos interesa, notaremos que la calidad de nuestras sesiones no es tan buena como en semanas previas: posiblemente no logremos alcanzar las zonas anaeróbicas con la mista intensidad que en condiciones normales, y en las tiradas largas la sensación de fatiga aparecerá con mayor antelación.

La ventaja principal de la astenia otoñal respecto a la primaveral es que nuestra carga de entrenamientos es menos exigente, así que si ves que a la hora de salir a correr o con la bicicleta te notas más cansado de lo habitual, no pasa nada. Estamos en fase de ir acostumbrándonos a volver a trotar o pedalear, así que no nos hemos de preocupar por los ritmos que el reloj o el ciclocomputador nos vayan dando. Estos días son para salir a disfrutar, relajado y cómodo. ¿Que se va lento? No pasa absolutamente nada. Si no te ves fino no incorpores trabajo de series, porque lo único que vas a conseguir es frustrarte.

Incluso si en estos días quieres prescindir de la carrera a pie y únicamente hacer bicicleta y natación, con menos esfuerzo articular, pues no hay ningún problema.

¿Cómo superar la astenia otoñal?

Dice Manuel Molina, Director General de Salud Pública y Adicciones, que "para superar la posible bajada de ánimo, se aconseja exponerse al sol al menos diez minutos diarios, preferiblemente a primera hora de la mañana y realizar regularmente algún tipo de ejercicio físico". Desde ese punto de vista, los deportistas lo tendríamos más fácil que el resto de mortales. Además de ellos, es básico una buena alimentación, a base de frutas, verduras, legumbres y proteínas.

Dentro de la ingesta, trata de incluir alimentos ricos en triptófano, como las nueves, el tofu, los huevos, las semillas de calabaza. Este aminoácido ayuda a regular el sueño y además eleva los niveles de serotonina, demoninada comunmente como la hormona del humor. Además, los frutos secos son ricos en vitamina B6 y magnesio, que nos ayudará a mantener el tono muscular.

Además, conviene no ingerir demasiadas gracias, las justas y necesarias, ya que su presencia en nuestra alimentación puede incidir en la calidad y aparición del sueño. En este sentido, ten bien regulados los horarios de comida, y evita que sean copiosas, porque sólo entorpecerás el proceso digestivo, sintiéndote más pesado y, por tanto, más cansado si cabe. Además, intenta evitar el café y el té estos días, dado que son sustancias excitantes. Por último, bebe agua con más frecuencia de lo habitual.

ARTÍCULOS RELACIONADOS