Foto: Winsports Factory
Salud y Nutrición / Ciclismo / Ciclismo y cáncer de próstata

Ciclismo y cáncer de próstata

El sempiterno debate sobre si hay relación entre el cáncer de próstata y el ciclismo ha suscitado un renovado interés tras la publicación de un reciente estudio basado en el análisis de 5.000 ciclistas. En el se han reportado seis veces más cáncer de próstata entre ciclistas que entrenaban ocho o más horas a la semana, comparado con aquellos que entrenaban menos de tres horas y tres cuartos.

Por supuesto que haya asociación no conlleva causalidad: Los hombres con cáncer son más proclives a participar en estudios sobre el cáncer, y ya es conocido que el ciclismo puede incrementar los niveles de Antígeno Prostático Específico (PSA) durante las siguientes 24 horas, con lo que los ciclistas son más propensos a destacar en cualquier estudio al respecto.

Dicho ésto, lo que más interés puede generar del estudio es que en él se sugiere que el ciclismo incrementa el riesgo de elevados niveles de especies de oxígeno reactivo (iones de oxígeno, radicales libres y peróxidos) que pueden provocar daños significativos a las estructuras celulares y derivar en estrés oxidativo.

Viendo el percal, ¿qué se puede hacer para minimizar los riesgos? Pues ser cuidados con los volúmenes de entrenamiento, tomar antioxidantes, usar un sillín cómodo y minimizar los riesgos de inflamación eliminado los azúcares refinados, la comida basura y todos los alimentos procesados. Nada que no supiésemos. Además, es importante consumir alimentos ricos en polifenoles, tales como verduras, especias o tés: son las sustancias químicas que dan color, sabor y aroma a los alimentos. Diversos estudios han demostrado que tienen propiedades anticancerígenas y antiinflamatorias.

Foto: Flickr // Tots som sport
Foto: Flickr // Tots som sport

Cómo el ciclismo puede reducir el riesgo de cáncer de próstata

De manera indirecta: Reduce la obesidad y mejorar la salud mental y los niveles de vitamina D.

De manera directa: mejora la sensibilidad a la insulina, la reducción de citoquinas de crecimiento tales como el factor de crecimiento similar a la insulina (IGF); aumenta las células asesinas naturales y los linfocitos, que mejoran el reconocimiento inmune de las células cancerosas; reduce los marcadores de inflamación tales como la prostaglandina 2.

Cómo el ciclismo puede incrementar el riesgo de cáncer de próstata

Conlleva una compresión repetitiva y traumática en el perineo, lo que deriva en riesgo de inflamación recurrente de la próstata (demostrado que es mayor en ciclistas).

Por otro lado, los niveles de testosterona se incrementan inmediatamente después de un ejercicio intenso, lo que podría estimular las células de cáncer. Este aumento, sin embargo, solo se produce en la primera hora posterior al entrenamiento, y rara vez en hombres mayores de 55 años. Con el tiempo, los niveles caen por debajo de lo normal entre los atletas de élite (si no toman esteriodes anabólicos prohibidos).

Supone una generación de radicales libres: el ejercicio extenuante, sobre todo en personas no entrenadas, produce especies oxidativas reactivas que pueden dañar el ADN, primera etapa en la iniciación y progresión del cáncel.

 

Fuente: Cycling News

ARTÍCULOS RELACIONADOS