Trucos y curiosidades / Triatlón / Cómo doblar entrenamientos de manera correcta

Cómo doblar entrenamientos de manera correcta

Ser capaces de doblar entrenamientos de la manera correcta es todo un reto para muchos deportistas. En estos casos, suelen surgir las dudas sobre cómo hacer la combinación de las dos sesiones en un mismo día, con qué combinar sesiones de ciclismo, natación o carrera a pie, o cómo organizarse las jornadas para sacar la máxima efectividad.

Aunque doblar entrenamientos puede convertirse en un quebradero de cabeza, la clave está en estructurar correctamente la semana y en el orden adecuado de las sesiones.

Cómo organizarnos cuando doblamos sesiones

La primera pregunta que nos surge es qué sesión hacemos antes cuando tenemos, por ejemplo, en un mismo día, un entrenamiento de natación con otro de carrera a pie, o uno de carrera a pie con otro de ciclismo, o de gimnasio con bicicleta.

La respuesta es simple: la primera sesión debe ser la que se corresponda con el entrenamiento al que vamos a dar mayor importancia. Así, si vamos a hacer un entrenamiento de serie en bicicleta lo pondremos en primer lugar, y el segundo entrenamiento siempre va a ser secundario y de menor intensidad, como puede ser el gimnasio.

Este punto es relevante porque no podremos abarcar dos sesiones primarias en un mismo día. Lo que no queremos es generar una fatiga que pueda acumularse hasta los días posteriores.

Cómo colocar las sesiones

Bicicleta y gimnasio sería una buena elección para colocar las sesiones que haremos en un solo día; también lo sería nadar y correr. En el primer caso, lo ideal es escoger como primera sesión el ciclismo, y el gimnasio en segundo lugar. En el segundo caso, si la natación que nos toca es un test, está claro que tenemos que llegar descansados, por lo que lo realizaremos primero y dejaremos la carrera para después. Eso sí, tendrá que ser un rodaje tranquilo para evitar fatigarnos en exceso.

Cuando acudas al gimnasio después de haber practicado ciclismo ese día, ten en cuenta qué tipo de ejercicios no podrás hacer por haber trabajado ya esas partes del cuerpo, y pon tu enfoque en otras prácticas para controlar tus cargas.

Si se te hace imposible doblar sesiones, un consejo que puedes poner en práctica es alternar unas con otras. Por ejemplo, un día te centrarás en la bicicleta, al día siguiente en la natación, y el siguiente en correr. A veces introducir una sesión de gimnasio nos trastoca la semana, puesto que podemos tener la sensación de que nos falta algo. De hecho, puedes dejarlo de lado si ya estás trabajando la fuerza de manera específica en cada uno de los tres deportes anteriores; aunque si no es así, puedes utilizar un día para el gimnasio, enfocado al trabajo compensatorio y complementario, que no estás realizando cuando nadas, corres o vas en bici.

Qué comer antes de una sesión importante

En cuanto a la nutrición, este tema da pie a un amplio debate sobre qué comer antes de las sesiones. Muchos deportistas son partidarios de comer bien y recargar correctamente los carbohidratos del cuerpo, pero cada vez es mayor la tendencia de entrenar en ayunas o de seguir dietas como la paleo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS