Foto: Instagram
Actualidad / Triatlón / ¿Cómo se consigue que una estrella mundial corra un triatlón popular?

¿Cómo se consigue que una estrella mundial corra un triatlón popular?

Fernando Alarza compite este sábado en Alcalá del Júcar, un bonito pueblo de Albacete, y lo hace apenas un mes antes de los Juegos de Tokio. Así se ha fraguado su inscripción en una prueba de marcado carácter popular.

La vida es un lugar lleno de contrastes. Fernando Alarza va a pasar de un pueblecito lleno de casas blancas a la orilla del Júcar al bullicioso Tokio en pleno Pacifíco. En Planeta Triatlón os vamos a contar cómo aterriza un coloso del triatlón en una prueba de pueblo.

Una llamada a un amigo en cada edición

Pablo Pérez Matas es el director técnico de la prueba y forma parte del Club de Triatlón de Albacete, el organizador del evento. Año tras año llama a su amigo Roberto Cejuela de la Universidad de Alicante y le habla de su triatlón.

"Siempre viene gente de la UA a correr, le pregunté a Roberto que si le venía bien a alguno, no tenemos muchos premios económicos, pero siempre suele venir alguien de allí", nos cuenta Matas, que guarda buena relación con Cejuela desde hace años.

Un día a Pablo se le encendió la pantalla del teléfono y era Roberto: "Oye que sí, que a Fernando le viene bien. ¿Tenéis un hueco para él?". Cuarto en las Series Mundiales de Leeds, bronce mundialista en 2016, como para decirle que no.

"Hay algo de nivel, nosotros tenemos gente rápida, pero Fernando va a ir solo todo el rato", bromea Pablo sobre la carrera que puede encontrarse Alarza en la Manchuela.

¿Y cómo se inscribe un pro a una carrera de estas? ¿Tiene algún tipo de privilegio o facilidad? Pues no, en este caso la organización nos dice que el equipo de Alarza solo ha pedido una cosa: tener un moto para que Roberto Cejuela pueda ir detrás de su triatleta supervisando sus datos y sensaciones. Al fin y al cabo es la última prueba antes de los Juegos, tiene sentido.

Fernando Alarza

Todas las noticias

¿Qué carrera se va a encontrar Fernando Alarza en Alcalá del Júcar?

Pues se va a encontrar calor, mucho calor. Es un triatlón de tarde y a las 18.30 está previsto que en Alcalá haya más de 30 grados. Presumiblemente sin neopreno, el talaverano va a tener que enfrentarse a un olímpico afeitado que está compuesto de 1000 metros a nado, 35 en bicicleta y 7 corriendo.

"Es una prueba un poco dura, yo creo que les va a gustar... él a los ritmos que va a se va a ir a una hora y veinte o una hora y media como mucho", resume Pablo Pérez, que recomienda guardar algo de gasolina para la carrera a pie. Por lo visto tiene un par de repechos serios.

Un triatlón popular en tiempos del Covid

Roberto Cejuela, con pupilos en Guadix
Foto: Instagram // Roberto Cejuela

Aunque la situación se va normalizando, los protocolos de las federaciones siguen teniendo muchas restricciones y eso está obligando a los clubes a ser muy escrupulosos. Además, es un triatlón que va a coincidir con el primer día en el que la mascarilla no es obligatoria al aire libre.

"Lo hemos organizado como si fuera obligatoria aunque sí queremos mantener que la salida sea todos a la vez desde el agua", explica el director técnico, así que la prueba no va a perder su esencia.

Sí que habrá una peculiaridad de cara al calentamiento. Y es que al entrar al agua hay que tirar la mascarilla a un contendor, así que el que entre a calentar, ya no podrá salir del río antes de que empiece la competición.

ARTÍCULOS RELACIONADOS