Connor McMillan, sin patrocinador y recién graduado, TOP10 en Nueva York

Connor McMillan, sin patrocinador y recién graduado, TOP10 en Nueva York

Poca broma con el resultado de este corredor estadounidense de 23 años que el pasado domingo en Nueva York fue capaz de codearse con los mejores a pesar de su juventud y poca experiencia. Su marca de 2:12:07 le colocó en el puesto 10 absoluto de la general y a menos de cuatro minutos del ganador de la prueba, el keniano Geoffrey Kamworor.

Algo muy complicado para un joven como él que tiene que tomar una difícil solución tras acabar la Universidad, incorporarse al mundo laboral o perseguir su sueño deportivo.

Connor McMillan no tiene patrocinador de zapatillas, todavía no tiene trabajo desde que se graduó en la Universidad de Brigham Young el pasado mes de abril y consigue llegar a fin de mes ganando alguna que otra carrera que le consigue su agente.

Mc Millan siempre ha sido un buen atleta universitario, terminó tercero en los Campeonatos de la NCAA en la prueba de los 10.000 metros el pasado mes de junio, aunque sus tiempos no eran como para tener una cola de patrocinadores esperándole. Se especializó en ingeniería química, pero sabiendo que dejaba una de sus mayores aficiones y su verdadero talento innato.

McMillan pensaba que si encontraba un trabajo a tiempo completo, se le acabaría la oportunidad de correr. Pero realmente sabía que si dejaba de correr siempre habría tenido asuntos pendientes. Por eso quiso ponerse a prueba este domingo corriendo el maratón de Nueva York para ver si había algo más en él. Y lo descubrió.

McMillan llegaba a Nueva York con una mejor marca personal de 2:23:28, marca que se remontaba a octubre de 2016 en Chicago, cuando aún era junior. En lugar de seguir entrenando campo a través como había hecho hasta el momento, decidió entrenar para una maratón, pero la falta de fuerzas y su inexperiencia -McMillan tenía sólo 20 años en ese momento- hizo que su rendimiento descendiera estrepitosamente en los 10 últimos kilómetros.

Pero en esta ocasión las cosas fueron muy diferentes. McMillan hizo un entrenamiento específico acumulando durante 13 semanas una media de casi 180 kilómetros por semana, entrenando junto a Jared Ward y Clayton Young.

Foto: Kevin Morris

Con una mejor marca de 28:09 en 10.000 metros, McMillan parecía un buen corredor de maratón, y en los últimos meses comenzó a hacer la transición a la carrera en ruta, terminando tercero en los Campeonatos de 10 Millas en St. Paul, Minnesota, y sexto en los Campeonatos de 20K de Estados Unidos.

Tenía grandes expectativas cuando estaba en la salida en Nueva York: "Esperaba correr en 2:12 o más rápido." Su plan era correr en cinco minutos durante las primeras 20 millas y luego dar todo lo que tuviera en los últimos 10 kilómetros. Pasó la media maratón en el puesto 19 en 1:05:41, y en ese momento, todo era relativamente fácil. Pero cuando McMillan cruzó el puente de Queensboro a 25 kilómetros, comenzó a ponerse la cosa difícil.

Cuando se dirigió a la Primera Avenida, la multitud que estaba animando le sirvió de inspiración y McMillan corrió su milla más rápida, en 4:53. Consiguió avanzar nueve puestos en la segunda media, justo lo contrario de lo que había experimentado en Chicago en 2016.

Tras recorrer un par de millas en cinco minutos, llegó a la recta de meta en Central Park, donde cruzó la línea de meta encantado en la 10ª posición.

Dado el trazado de Nueva York, el tiempo de McMillan le pone en una buena posición para los Trials del Maratón Olímpico de Atlanta el próximo mes de febrero. "Ahora tengo más experiencia en el maratón y creo que puedo ser competitivo", dijo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS