Actualidad / Running / Corre 110 Kms en prisión por una buena causa en 9h20'

Corre 110 Kms en prisión por una buena causa en 9h20'

Un hombre que cumple su pena en la prisión central francesa de Poissy acaba de completar un total de 110 kilómetros en 9 horas y 20 minutos por una buena causa, la de recaudar fondos y ayudar a los niños con cáncer para la asociación Aïda. Este logro deportivo y mental cobra aún más valor si tenemos en cuenta en qué condiciones ha conseguido esta hazaña su autor, llamado Reda, dando vueltas a una pista cuyo diámetro solo tiene 140 metros.

Se trata de una prisión, la de Poissy, donde se encuentran detenidos que cumplen penas muy largas, de 10, 20, 30 o incluso cadena perpetua. Por eso, lo que ha conseguido al terminar los 110 kilómetros es algo inimaginable hasta la fecha, sobre todo para tres reclusos concretos, los llamados "Robins des murs". Uno de ellos, Reda, lanzó un reto, que era correr 110 kilómetros en menos de 11 horas. Así que se puso manos a la obra y empezó a correr desde las 6:30 de la mañana. A las 15:50 horas conseguía su objetivo, los 110 kilómetros.

Una vez finalizada la prueba, Reda se mostraba más que contento de haber conseguido terminar en menos de 9 horas y 30 minutos y, sobre todo, de haber podido acabar bien.

La pista de la prisión de Poissy apenas tiene un diámetro de 140 metros, por lo que el esfuerzo realizado es evidente, no solo físico sino también mental. A pocos metros de Reda, otros reclusos corrían una media maratón que se habían entrenado para el gran día y querían comprobar también cuáles eran los resultados de tanto compartido semanas atrás. Junto a los detenidos, personal médico y vigilantes se unieron a la carrera dentro de la prisión.

La iniciativa parte de los reclusos, personas que en algún momento de sus vidas han desafiado la ley, por eso dicen que es inevitable tener esa pasión por correr por una buena causa, no todos los días se puede, reconocen.
Con esta hazaña esperan poder recaudar cerca de 10.000 euros, es su ilusión.

Una carrera que les ha hecho a todos olvidarse que estaban dentro de una prisión mientras corrían y darse cuenta que también pueden hacer las cosas bien, a pesar de los muros. De ahí el nombre que eligieron, "Robins des murs", a pesar de las paredes, tratan de ayudar a la gente de fuera. Una bonita historia que demuestra cómo el deporte y la carrera nos ayudan, sin duda, a ser mejores personas siempre.

ARTÍCULOS RELACIONADOS