Foto: Finis
Materiales / Natación / ¿Qué es un corrector de brazada y para qué sirve?

¿Qué es un corrector de brazada y para qué sirve?

Uno de los mayores inconvenientes a los que nos enfrentamos los triatletas es mejorar la técnica de brazada para ganar eficiencia en el segmento de natación. Siendo conscientes como somos, la mayoría, de que la natación en absoluto es la disciplina sencilla, mejorar la técnica es el paso fundamental para ser más rápidos sin fatigarnos. Aquí en Planeta Triatlón hemos hablado en varias ocasiones del tema -te recomendamos leer nuestro Como mejorar nuestro estilo y técnica de natación-, y hoy queremos hablar de una pequeña ayuda exógena para conseguirlo: los correctores de brazada.

¿Qué es un corrector de brazada?

Son un aparato que ayudan a mejorar la eficacia y la técnica de la brazada manteniendo muñeca, codo y hombro en la posición más adecuada para conseguirlo. Los que hemos encontrado en el mercado son de Finis -no sabemos si están patentados-, y la idea básica es que permiten utilizar todo el antebrazo en la fase de propulsión.

Si hemos de describirlo, diremos que tiene forma de ocho, disponiendo de dos secciones cerradas: la primera permite introducir el antebrazo, y la segunda es para meter la mano. En esta postura se adopta el ángulo ideal entre muñeca y codo en la fase de agarre, de manera que los músculos, a base de la repetición, memorizan la posición correcta en todas las fases de la brazada.

Finis Foream Fulcrum

Los que hemos conseguido encontrar en Amazon son los Finis Fulcrum, que cuestan 22 euros.

Finis Foream Fulcrum
Foto: Amazon

amazon

Al principio hay que utilizarlos poco a poco, dado que al cambiar la brazada tal y como la conocemos, los brazos se pueden resentir. En las primeras semanas de utilización conviene utilizarlo en series cortas, de no de más de cien o doscientos metros, y se recomienda sobre todo hacerlo en los primeros metros de la sesión, en los que la intensidad no es fuerte.

Ventajas de utilizar un corrector de brazada

En primer lugar promueve la vertical del antebrazo temprano. Por otro lado, enseña a utilizar una posición alta del codo, lo que es ideal para aguas abiertas y entrenamiento de triatlón.

Además, permite mantener en cada brazada un fuerte tirón, sin que haya interrupciones. Por último, evita el estrés del brazo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS