Foto: Captura Triathlon TV
Actualidad / Triatlón / El "crimen organizado" de la Federación Holandesa de Triatlón

El "crimen organizado" de la Federación Holandesa de Triatlón

Así ha calificado Paulo Sousa la noticia publicada por 3athlon. El entrenador portugués, bajo cuya dirección se encuentran, entre otras, deportistas como Taylor Spivey o Miriam Casillas, no se ha cortado a la hora de poner adjetivos al escándalo de la Federación Holandesa de Triatlón.

"He visto alguna mierda loca de la federación a lo largo de los años, pero esto es simplemente un crimen organizado", ha escrito en Twitter para acompañar la noticia.

Los atletas podían "comprar" un sueldo

Según informa el medio 3athlon, los el director técnico de la Federación Holandesa de Triatlón daba la oportunidad a sus triatletas de comprar la categoría A. Se trata de un rango otorgado por el Comité Olímpico Nacional a los atletas con talento para que puedan acceder a una serie de facilidades.

Entre ellas, un remuneración económica en función de la edad cuyo objetivo principal era permitir a estos atletas centrarse en los logros deportivos con un entrenador, un cuerpo técnico y una federación deportiva.

Al parecer, en la Federación Holandesa de Triatlón, se podía acceder a esta categoría previa renuncia de un parte del sueldo. Esta cantidad, según han reconocido varios atletas a 3athlon, ascendía a 750 euros mensuales que los atletas tenían que devolver a las arcas del organismo.

federación holandesa triatlón
Sueldos totales recibidos por los atletas según la edad. Foto: NOC * NSF

El Director Técnico pidió el silencio de los deportistas

Adrie Berk, responsable técnico, pidió a los atletas implicados -cuyo nombre no se ha revelado- que no revelaran dichos pagos para evitar que la Federación tuviera que "rendir cuentas a la NOC*NSF" y que "otros atletas quisieran un estatus A". Además, se les amenazó con la posibilidad de perder su propio estatus.

Para entender mejor la situación, cabe explicar que los atletas acceden a la categoría A a través de diversos criterios deportivos fijados por el Comité Olímpico Nacional y las propias federaciones, que pueden flexibilizar estos objetivos y utilizar sus propios criterios.

Los triatletas a los que se les otorgó este estatus, no habían conseguido reunir los exigentes requisitos del Comité Olímpico y dependían directamente de la Federación Holandesa de Triatlón.

"No tuve elección, era mi única oportunidad para poder ser atleta de élite"

"Durante una conversación con Adrie, me dijeron que un estatus A había quedado disponible. Pude conseguirlo, pero tuve que transferir 750 euros al mes a la cuenta del BNT (Federación Holandesa). Si no lo hacía, el estatus A se daría a otra persona, o se devolvería a la NOC*NSF. No pude elegir. Abusaron de su posición de poder, porque también sabían que yo quería realmente alcanzar mis objetivos deportivos. Sabía que ésta era mi única oportunidad de convertirme en un atleta de alto nivel", ha explicado uno de los atletas implicado.

Al parecer, esas transacciones se llevaban a cabo como "Programa de entrenamiento y competición de contribución propia del triatlón olímpico". Sin embargo, 3athlon ha analizado las cuentas anuales de la Federación y no se aprecia que se exija una contribución a estos deportistas de alto nivel.

En otro documento, en el que se habla de las aportaciones propias de los deportistas, tampoco hay constancia sobre estas tasas para una categoría A.

"Es una política muy selectiva, en la que sólo tienen que pagar los deportistas más vulnerables", explica un deportista. De hecho, los olímpicos de este año -Rachel Klamer, Maya Kingma, Jorik van Egdom y Marco van der Stel- no han tenido que hacer el pago de esos 750 euros.

Maya Kingma ha sido muy dura en Instagram
Foto: Instagram // Maya Kingma

El Director Técnico se defiende de las acusaciones

Según 3athlon, en un primer momento BNA no quiso responder de manera oficial y ahora, Adrie Berk, ha mandado un correo interno a los atletas, donde asegura que todo el revuelo surgió después de que "varios atletas de hace 8-12 años" compartieran sus experiencias negativas.

Sin embargo, el medio de comunicación que ha destapado el escándalo insiste en que ha hablado con "atletas que siguen compitiendo al más alto nivel" y que confirma estos abusos.

Por su parte, Berk sostiene "no fue tan grave" y que una investigación interna, que se presentará a finales de la próxima semana, restará gravedad al asunto.

ARTÍCULOS RELACIONADOS