Actualidad / Running / De pesar 220 kilos a finisher de Kona y del maratón de Nueva York

De pesar 220 kilos a finisher de Kona y del maratón de Nueva York

Su historia dio la vuelta al mundo en 2018 días antes de disputarse el Campeonato del Mundo de Ironman en Kona. Se llama Markus Cook y en 2015 llegó a pesar 221 kilos. Marcus empezó a engordar ya de pequeño, viviendo en una familia donde las buenas cenas y comidas eran la norma. Con los años, fue ganando cada vez más peso. Hasta que llegó el año 2015 y cambió su vida gracias al consejo de un buen amigo antes de morir de cáncer: “Me estoy muriendo por una enfermedad incurable. Tú te estás muriendo por tu propia elección”. Hay un antes y un después de Markus Cook a partir de ese momento. Cambió su manera de comer y empezó a hacer ejercicio, primero paseando y, poco a poco, empezó con el ciclismo, y lo último fue la natación. En menos de un año después de la operación hizo su primer triatlón sprint. Después llegaría un triatlón de distancia olímpica, el maratón en su ciudad natal de Houston. Un Ironman 70.3 terminado en abril de 2017. Tres semanas después, Marcus Cook hizo lo que muchos hubieran creído imposible un año y medio antes y 117 kilos menos: terminó el Ironman de Texas, con un tiempo de 16 horas y 31 minutos.

En ese momento Marcus Cook hizo del deporte y de ayudar a otras personas su razón de vida. Desde entonces, Cook colabora con Ironman a través de la recaudación de fondos para su Fundación. Gracias a su estrecha colaboración con la marca, el año pasado Marcus Cook fue invitado a participar en el Campeonato del Mundo Ironman. Terminó nueve minutos antes de la hora tope de corte que son 17 horas. Este singular triatleta de 46 años cruzó la línea de meta en 16 horas, 51 minutos y 9 segundos, tan solo cuatro triatletas cruzaron la meta después de él.

Markus Cook
Foto: Instagram // Ironman

Marcus Cook en el maratón de Nueva York

Este pasado domingo, Marcus Cook, a sus 47 años, salió otra vez a las calles de Nueva York para correr su popular maratón. Su tiempo, al igual que cuando hace triatlón, siempre está cercano a las posiciones finales, pero sus 7 horas, 26 minutos y 13 segundos son lo de menos, lo importante es su actitud. El correr varios kilómetros con una imagen de su estado físico anterior (con 220 kilos extra) puede parecer una tontería para muchos, pero para él significa mucho.

Foto: Facebook /Big to little

Según ha expresado en sus redes sociales, estuvo muy agradecido durante toda la carrera. Tuvo varios momentos en los que llegó a emocionarse e incluso derramar alguna que otra lágrima. Fue en el kilómetro 23 donde cogió la imagen del "Marcus obeso" y la llevó hasta la meta. No se hizo muchas fotos porque quería guardar el recuerdo de la carrera para sí mismo.

Foto: Facebook /Big to little

Tal y como dice Cook, puede que no tengas 220 kilos encima, pero puede que tengas 220 kilos de problemas. La única forma de cambiar las cosas es hacer algo nuevo todos los días sobre aquello que necesitas cambiar. Un pequeño paso conduce a un gran resultado.

ARTÍCULOS RELACIONADOS