Salud y Nutrición / Triatlón / Dolor en la cadera al correr: diagnóstico y causas

Dolor en la cadera al correr: diagnóstico y causas

El dolor de cadera es una de las molestias más comunes en los triatletas. Podemos sentir dolor en la parte frontal cadera, en la ingle, en el exterior de la cadera o en la parte trasera, en la nalga. Estos dolores y síntomas muchas veces son difíciles de diagnosticar y tratar correctamente ya que pueden proceder de distintas estructuras, ya sean de dentro o de la parte que rodea a la cadera.

La cadera es una de las articulaciones más grandes de nuestro cuerpo y se encarga de conectar el hueso del muslo (cabeza del fémur) con el acetábulo, una cavidad situada en la pelvis. Esta lleva todo el peso del cuerpo (hasta seis veces más cuando corremos) y toda la fuerza de los músculos de las piernas y la propia cadera. Se trata de una las articulaciones con mayor rango de movimiento y flexibilidad. Los músculos, ligamentos y tendones la apoyan, así como algunos sacos llenos de líquido conocidos como bursas.

Como podemos ver hay muchas cosas que pueden ir mal en la cadera, pero la mayoría de los problemas son simples y radican en un uso excesivo o en tendinopatías de los músculos que se adhieren a esta. Lo primero es acudir a un fisioterapeuta que nos haga una buena exploración y estudio correspondiente, con el fin de descartar dolencias más comunes como pudieran ser el síndrome de la banda iliotibial o el síndrome del periforme. Cuando estas posibilidades son descartadas podemos pensar que alguna estructura más profunda es la que está dañada y es la responsable del dolor. Vamos a hacer un repaso de tres lesiones comunes y sus síntomas y signos.

Cadera
Foto: Google.com

Desgarro del labrum

¿Qué es? La cadera es una articulación compuesta de una superficie articular a modo de esfera y una cavidad. El borde de la cavidad está recubierto de un anillo de cartílago denominado labrum. Éste protege el hueso y ayuda a aislar la articulación. El desgarro de esta capa puede irritar la articulación de la cadera, producir dolor y limitar el movimiento. El labrum puede romperse o irritarse durante una caída de bicicleta, pero es más común que esta lesión se produzca por un traumatismo repetitivo en la articulación de la cadera. Esto se puede asociar a una mala biomecánica o a descompensaciones musculares.

¿Qué lo causa? El desgarro del labrum de la cadera a menudo está provocado por un movimiento repentino de giro, pero también pueden provocarlo. Estirar la extremidad inferior demasiado o sentarse en cuclillas también puede producir desgarro. Las anomalías óseas en la articulación de la cadera (pinzamiento de cadera); la tensión muscular de la cadera; debilidad muscular de la cadera; o una mala técnica de la biomecánica con actividades repetitivas; así como los altos volúmenes de carrera a pie pueden ser también responsables.

Los signos y síntomas incluyen: profundo dolor en la parte frontal de la cadera o la ingle, chasquido doloroso en algún movimiento de cadera,  aumento del dolor cuando nos sentamos durante mucho rato, un dolor agudo en el mayor rango de flexión de cadera. El dolor en la ingle, la nalga o la parte baja de la espalda también pueden ser síntomas.

Las fracturas por estrés

¿Qué es? Una fractura que no se ha producido por un traumatismo único, sino que es el resultado de pequeños traumatismos o cargas repetitivas sobre una misma zona. Durante el funcionamiento de la articulación de la cadera tiene que absorber una gran cantidad de carga. Esto unido a un uso excesivo puede dar lugar a una fractura por estrés de la cadera, más comúnmente del cuello del fémur.

¿Qué lo causa? El incremento repentino de la carga de entrenamiento y el volumen, entrenar con demasiada fatiga, una mala técnica de carrera, el uso de calzado inadecuado, factores nutricionales como los niveles bajos de vitamina D o un pobre acondicionamiento muscular pueden ser responsables de una fractura por estrés.

Los signos y síntomas incluyen: principalmente el dolor en la parte delantera de la cadera o la ingle, así como inflamación en la zona.

La bursitis de la cadera del trocánter

¿Qué es? Las bursas que comentábamos al principio del artículo son pequeños sacos de fluido que se encuentra entre los huesos y los tejidos blandos, principalmente los tendones. Protegen el tejido blando del roce contra el hueso, minimizando la fricción. Si los tejidos superpuestos son demasiado apretados o biomecánicamente ineficaces, la propia bolsa puede a veces inflamarse e irritarse.

Hay un montón de bursas alrededor de la articulación de la cadera, pero la se lesiona con mayor frecuencia es la bolsa trocantérea. Se encuentra en el exterior de la cadera,  sobre una protusión ósea del fémur (el trocánter mayor), y separa el hueso de la banda iliotibial.

¿Qué lo causa? El uso excesivo o la fricción repetida, grandes aumentos en el volumen de kilómetros, una musculatura demasiado rígida, una mala biomecánica de las extremidades inferiores, falta de fortalecimiento en el glúteo o un traumatismo directo en la zona.

Los signos y síntomas incluyen: dolor en el exterior de la cadera, aumento de este después de correr y que se irradia por el lado del muslo, dolor cuando estamos tumbados sobre el lado lesionado, dolor con la palpación directamente sobre el sitio de la bursa o inflamación en el lateral de la cadera.

ARTÍCULOS RELACIONADOS