Foto: Borja Ortiz / Instagram
Actualidad / Ciclismo / El doble everesting de Borja Ortiz: ¿son necesarios retos de este tipo?

El doble everesting de Borja Ortiz: ¿son necesarios retos de este tipo?

Eran las 03:00 de la pasada madrugada cuando Borja Ortiz ponía fin a su reto: 390.8 kilómetros con 26 subidas al famoso puerto de Los Machucos y 19.100 metros de desnivel positivo acumulados para hacerse con un doble everesting.

La gran hazaña del ciclista cántabro dio comienzo el pasado viernes 15 de octubre, minutos antes de la medianoche, y se extendió a lo largo de 51 horas (de las cuales más de 40 las pasó dando pedales).

Doble everesting Borja Ortiz
Foto: Strava

Un gran aficionado a los retos de larga distancia

No es la primera vez que Borja pone su cuerpo a prueba en retos de este tipo. Aficionado al ciclismo, la natación o el esquí de travesía, este deportista ha nadado los 55 kilómetros que separan las costas de Santander y San Vicente de la Barquera, ha completado de una los 27 puertos de Cantabria o los 9 puertos del Tour de Francia en los Pirineos.

View this post on Instagram

A post shared by Borja Ortiz Pereda (@borjaortizpereda)

Con el reto del doble everesting, Ortiz buscaba algo donde el público pudiera involucrarse más. "A mí me gusta hacer cosas más bonitas", explicaba minutos antes de subirse a la bici a ifomo.es. "Pero me apetecía hacer algo más sencillo logísticamente, pensando en que lo vea la gente, algo más mediático", reconocía a pie de Los Machucos, donde Alberto Contador o Tadej Pogačar han ganado etapas de La Vuelta.

Borja, que aseguraba ante las cámaras encontrarse "muy motivado, con muchas ganas y mucha ilusión", explicaba que los cimientos se su preparación son "los años que llevo haciendo deporte de resistencia", y que, para esta ocasión, sólo ha entrenado de manera específica un día a la semana durante los últimos 3 meses: "132 kilómetros con cinco puertos de montaña".

¿Dónde está el límite en los retos deportivos?

Parece que el respeto que imponía el reto del everesting hasta hace no mucho se ha disipado por el camino. Los 8.848 metros ya no son suficientes. En los últimos años, con el auge de las redes sociales y el aumento de la exposición mediática, estos retos y hazañas han ido a más.

Desafíos individuales como el de Borja o pruebas como ultratrails, travesías a nado o ultramanes, entre otros, tienen cada vez más protagonismo en nuestro país.

Seguro que la mayoría de nosotros conocemos a algún deportista que, de un modo u otro, se ha sumado a este fiebre. Pero, ¿dónde está el techo de los retos deportivos? Y, sobre todo, ¿qué tiene la ultradistancia que cada vez más gente quiere subirse al barco?

Desde fuera, resulta complicado encontrar la recompensa en semejante duelo.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS