Foto: Envato Elemens
Salud y Nutrición / Triatlón / Huye del estrés si no quieres lesionarte constantemente

Huye del estrés si no quieres lesionarte constantemente

No es un secreto que el ejercicio físico tiene numerosos beneficios para la salud, tanto física como mental. Ya en los años 80, los psicólogos Morgan y Goldston descubrieron que practicar algún tipo de deporte de manera regular reduce los índices de estrés, la ansiedad y combate la inestabilidad emocional.

No son pocos los que, ante las exigencias del trabajo, dejan a un lado el deporte por falta de tiempo, pero cometen un grave error. La práctica de ejercicio puede ser tu mejor arma contra el estrés, dado que libera endorfinas y, por tanto, aumenta la satisfacción.
Además, durante la práctica del deporte tus sentidos se enfocan en el reto que tienes delante, olvidándose de las preocupaciones del día a día. De esta manera, notarás cómo tu estado de ánimo mejora e incluso descansarás mejor.

Pero ¿qué pasa si es el deporte el que te genera estrés?

La función del estrés en el deporte

Aunque pueda parecerte una sensación desagradable, el estrés tiene su razón de ser. Cuando te enfrentas a un reto, sea del tipo que sea, tu cerebro recibe una señal de alerta y pone en marcha los mecanismos necesarios para salir airosos ante las amenazas.

En el momento de comenzar una competición cualquier deportista experimenta síntomas de estrés. Ante el reto que tiene por delante, el cuerpo reacciona provocando el aumento del ritmo cardiaco, preparando al deportista para enfrentarse a las amenazas.

Una vez identificada la amenaza, el deportista se adapta a la situación y, para superar el reto que se le presenta, su cuerpo segrega sustancias como el cortisol, la hormona del estrés que aumenta la glucosa en sangre.

Sin embargo, cuando el estrés se vuelve crónico y el cerebro interpreta las situaciones del día a día como amenazas, puede comenzar a resultar perjudicial para tu salud. Esto puede suceder en periodos de alta exigencia, cuando la situación supera la capacidad de actuación del organismo.

¿Cómo puede influir el estrés en las lesiones?

El estrés es bueno en su justa medida. Sin embargo, ante una posible amenaza, pone en marcha una serie de mecanismos que pueden facilitar la aparición de lesiones.

José María Buceta, experto psicólogo del deporte y autor del libro "Psicología y lesiones deportivas: Prevención y recuperación", enunció en 1996 dos teorías que explicaban la relación entre el estrés y las lesiones en el deporte.

Teoría de los déficits atencionales

En primer lugar, la teoría de los déficits atencionales explicaba que, ante la aparición del estrés, la atención del deportista pasa a su interior.

De este modo, se reduce el campo de atención que se proyecta hacia el exterior y el deportista comienza a tener dificultades para analizar los peligros a los que se enfrenta y tomar decisiones rápidamente.

Es por eso que, al no percibir correctamente los posibles peligros, aumenta el riesgo de sufrir una lesión.

Teoría del aumento de la tensión muscular

Por otro lado, la teoría del aumento de la tensión muscular se centraba en el comportamiento de los músculos ante el estrés.

Según Buceta, ante el estrés el cuerpo responde contrayendo al mismo tiempo grupos musculares opuestos, provocando una tensión que reduce la flexibilidad y la coordinación, al tiempo que aumenta el riesgo de sufrir lesiones.

planking abdominales fuerza gimnasio
Foto: Envato Elements

¿Cómo afrontar el estrés?

A la hora de afrontar el estrés, es fundamental que los deportistas se enfrenten a objetivos que, pese a ser estimulantes, no presionen demasiado sus límites. Si te enfrentas a un reto que se escapa de tus posibilidades, te sometes a un estrés injustificado que acabará por generarte frustración.

Si lo que queremos es neutralizar el estrés tendremos que ponernos expectativas realistas, asumiendo que hay posibilidades de fracasar.

Si lo que buscas son soluciones prácticas para hacer frente al estrés, puedes probar a realizar técnicas de relajación, como la respiración abdominal.

También puedes realizar un análisis exhaustivo de tus emociones negativas para descubrir cuáles son sus causas, cuáles son sus consecuencias y cómo podrías enfrentarte a ellas para reducir el estrés.

Por último, puedes tomarle la delantera al estrés poniendo en marcha ejercicios de resolución de problemas.

Esta práctica consiste en plantear situaciones hipotéticas que podrían generarte estrés durante la práctica del deporte, para así poder enunciar diferentes soluciones y analizar los pros y los contras de cada una. Ante las situaciones de estrés real, esta técnica te ayudará a tener la mente fría y a tomar conciencia de que eres capaz de enfrentarte a ello.

ARTÍCULOS RELACIONADOS