Foto: Shutterstock
Salud y Nutrición / 7 Consejos para minimizar los efectos de las comilonas de Navidad

7 Consejos para minimizar los efectos de las comilonas de Navidad

Comida/cena de empresa, comida/cena del grupo de triatlón, comida/cena de los amigos, cena de Nochebuena, comida de Navidad, cena de Fin de año, comida de Año Nuevo; sin contar brindis y aperitivos varios. Si por algo es conocido el mes de Diciembre, además de por tantas fiestas parece un viernes gigante, es porque comemos (y bebemos) como si no hubiera un mañana.

Las estadísticas indican que mucha gente, por Navidad, engorda unos 2 kilos por término medio. No hacer nada y esperar a que estos kilos se vayan solos moderándote unos cuantos días no es la solución. Y tú lo sabes, ya que seguramente ésta es la estrategia que practicaste el año pasado y ya conoces los resultados, ¿verdad? En mi caso, totalmente cierto. Lo intenté y…2,5 kg de más (sí, soy de los que subió la media)

Aunque puedas pensar que encontrar la motivación necesaria para no pasarte durante las fiestas de Navidad es una misión imposible, la cierto es que siguiendo unos breves consejos puedes minimizar mucho los efectos negativos de todas las comidas de estas fiestas. Este año no me pasa (o eso pretendo) , así que he tomado buena nota de cómo afrontar esta fechas de desenfreno etílico y gastronómico.

Siguiendo estos breves consejos , podremos disfrutar de la Navidad desde el principio hasta el final.

Márcate un objetivo

Conviene que tengas un objetivo claro y definido. No tiene que ser necesariamente perder peso, que para eso ya tenemos otros diez meses en el año (tampoco cuento Agosto, por aquello de la cañas en el chiringuito…) ya que las comidas copiosas de estas fiestas no te lo pondrán fácil pero sí que puede ser, por ejemplo, mantenerlo.

Asegúrate que tus desayunos tengan proteína y grasa saludable

Y si no desayunas, empieza a hacerlo y a hacerlo bien.

Cuando te levantes, y sobre todo si en la cena de la noche anterior has bebido algo más de la cuenta y te has pasado con el turrón, tendrás ganas de volver a comer algo dulce. Evita con todas tus fuerzas desayunar las sobras de los turrones y dulces de la cena. Comienza el día con dos vasos grandes de agua con el zumo de medio limón y asegúrate de que el desayuno contiene alguna fuente de proteína y grasa saludable. Algunas opciones son un yogurt con frutos secos naturales (almendras, avellanas, nueces) o un revuelto de huevos y espinacas y, por qué no, un trozo de carne o pescado. Una muy buena recomendación es tomar una cucharadita de aceite de pescado (grasas omega-3) o aguacate untado en una tostada. Las grasas omega-3 son buenos antiinflamatorios y te ayudarán a contrarrestar los efectos negativos de los azúcares y del alcohol.

comida
Foto: Shutterstock

Planifícate

Como triatletas, la gen de la planificación nos viene de serie. Marca en rojo los días más peligrosos (gastronómicamente hablando) y para el resto de los días, intenta comer lo más saludable posible ¡No hay que pasarse todos los días hasta después de Reyes!

Elije la "mejor" de las opciones posibles

Entre los mil y un aperitivos, entrantes y bebidas de las comidas de Navidad, hay unas opciones que son mejores que otras. También puedes escoger alimentos y productos de mejor calidad como los ecológicos y así minimizar los efectos negativos de los conservantes, colorantes y antibióticos que llevan por ejemplo las carnes u otros alimentos procesados. Otra buena opción siempre es elegir alimentos más ricos en proteína (carne, pescado, marisco, huevos...) por encima de los que tienen un gran contenido de azúcar como por ejemplo los turrones. Y, en el peor de los casos, si no se puede escoger, siempre puedes optar por comer menos, ¿no?

Bebe mucha agua y té verde

Hay que tener muy presente que el alcohol deshidrata muchísimo y, por tanto, debes beber mucha más agua de lo habitual
Además de beber agua es conveniente que bebas té verde que contiene una gran cantidad de antioxidantes. Estos antioxidantes protegen el hígado de las toxinas del alcohol y te ayudarán a depurar el cuerpo de manera más efectiva y rápida. Toma un té verde (mejor sin teína) antes de comer o antes de ir de fiesta para minimizar el estrés oxidativo que sufrirá tu cuerpo debido al consumo excesivo de alcohol y azúcar.

Realiza ejercicio interválico antes de comer

Si quieres quemar el exceso de calorías deja de hacer ejercicios aeróbicos esta Navidad. La manera más efectiva de eliminar los turrones y activar al máximo tu metabolismo para que se convierta en una máquina de quemar calorías es hacer ejercicio de alta intensidad justo antes de comer (en ayunas).
Este método es muy efectivo para aumentar muchísimo el gasto energético de tu cuerpo y sobre todo para vaciar el músculo de glucógeno y hacerlo más sensible a la insulina. Si antes de comer hacemos ejercicio relativamente intenso estamos vaciando los músculos de energía y preparándolos para poder almacenar los alimentos que comeremos a continuación. Si lo hacemos así la glucosa va hacia los músculos y no hacia nuestros queridos “michelines”.

Medida a la desesperada: Dejar de comer

No es recomendable, en absoluto. De hecho, 11 de cada 10 nutricionistas lo desaconsejan ;-))))). Recuerdas aquél consejo de no intentar recuperar entrenamientos que no hemos podido hacer cuando tocaba? Pues esto es lo mismo, dejar de comer para una vez llegada la comilona, ponerte hasta arriba, no es buena idea. De hecho, es MUY mala idea.

Así que ya sabes, ¡Evitar llegar a la noche de Reyes con 2 ó 3 kilos extra depende de ti! Un cuerpo sano es el reflejo de un conjunto de decisiones acertadas.
Feliz Navidad ¡¡¡

Salud y kms ¡¡¡ EnjoyTRI ¡¡¡¡

Fuente:

ARTÍCULOS RELACIONADOS