/ Running / Como evitar petadas por salir a muerte en una carrera

Como evitar petadas por salir a muerte en una carrera

¿Eres de los que sale en las carreras como un caballo desbocado? ¿No consigues regular tu rirmo y vas de más a menos en lugar de al contrario? ¿Te gustaría tener más control de ti mismo en carrera? Aunque en carreras es verdad que no es tan fácil regularse como cuando entrenas en solitario, sí que es cierto que la experiencia es un grado. Y aprender de los consejos que te dan los expertos siempre viene bien, que para eso llevan más kilómetros que los que acaban de empezar. Las famosas petadas de finales de carreras, sobre todo de las de media o larga distancia, pueden evitarse. Es cuestión de ponerle un poco de sentido común y cabeza.

Colócate en tu cajón de salida oficial

Cuando decimos oficial, nos referimos al cajón de salida en carreras multitudinarias donde exigen tiempos acreditados para organizar la salida. No es lo mismo el que va a correr una media en hora y cuarto que el que se va a ir a dos horas. Por eso, lo lógico es que salgan primero los corredores más rápidos. Si se te ocurre la feliz idea de ponerte en un cajón anterior a lo que tienes pensado hacer, por pura lógica tendrás que salir dando zapatilla desde el km 1 para evitar ser arrasado por la muchedumbre que viene detrás. ¿Qué conseguimos? Conseguimos salir a un ritmo que no es el nuestro para venirnos abajo en la segunda parte de la carrera.

Foto: carreradelamujer.com
Foto: carreradelamujer.com

Sigue a un globo con el tiempo estimado

Todos vamos a las carreras sabiendo el tiempo estimado que queremos hacer. Podremos andar un par de minutos arriba o abajo, pero no diez. Actualmente no hay apenas carreras donde no haya un globo, un pacer, una liebre o como quieras llamarlo. Son personas que tienen un ritmo de carrera muy controlado para conseguir terminar en el tiempo que marcan desde el principio. Un consejo, asegúrate que el globo no es de los que aprieta en las subidas para recuperar el tiempo perdido al principio, porque se han vistos casos en los que llegan solos a meta mientras han desfondado a todo el grupo.

 

Ten claro que los milagros no existen

No se conoce ningún caso de corredor que salga en un maratón a hacer 3 horas y media que termine en 3 horas, ni a hacer 38 minutos en un 10 Kms y termine en 33. Pero a la inversa, millones de veces. Es decir, los milagros en este deporte no existen. Por eso, ten muy claro esta idea cuando dan el pistoletazo de salida y asume el intervalo de tiempos en los que puedes moverte. Trata  de exigirte en carrera, pero sabiendo cuáles son tus límites. Y si puedes ir de menos a más, seguro que clavas la marca.

Mira el reloj

Garmin, Polar, Suunto, TomTom… será por marcas en el mercado. ¿Quién no corre actualmente con un GPS? Te van marcando el ritmo por km, las pulsaciones a la que vas. Vamos, que vas monitorizado en todo momento como para saber si estás en tus ritmos habituales o no. Te prometo que todos salimos a veces el primer km como si fuésemos a ganar la carrera, pero en cuanto echas un vistazo al reloj y ves el parcial dices eso de “chavalote, baja el ritmo que la petada está próxima”.

Foto: Flickr // Tots Som Sport
Foto: Flickr // Tots Som Sport

Los cambios de ritmo, para el final

Dependiendo de la longitud de la carrera, tendrás que decidir cuándo es el mejor momento para apretar un poco más. En carreras cortas es más fácil porque siempre te puedes reservar un puntito para el final si no has salido a muerte. En carreras largas la cosa se complica porque muchas veces la lucha es una supervivencia por llegar a la meta. Pero quédate con la idea de que siempre es mejor empezar suave e ir incrementando ritmo para evitar la famosa petada de principiante.

ARTÍCULOS RELACIONADOS