/ Triatlón / ¿Existe el ridículo en triatlón?

¿Existe el ridículo en triatlón?

¿Se puede hacer el ridículo en triatlón? ¿Qué entendemos por ridículo? Una de las aceptaciones de la RAE sobre la palabra ridículo es  “situación extraña que provoca risa o menosprecio y deja una sensación de vergüenza a quien la experimenta“.

¿Os suena de algo? A mi, sí. Sobre todo cuando te acabas de incorporar a un club y empiezas a entrenar con ellos, cuando apenas te conocen. Quizás os lea la mente con algunas situaciones que os pueden pasar, al menos, en dos situaciones que se dan habitualmente entre los que empiezan a iniciarse en este deporte.

Al agua, patos

Si hasta ahora tu único contacto con el agua era jugar con las olas y chapotear en la piscina con flamantes bermudas del súper, eso ha cambiado. Ya no volverás a ver el agua de la misma forma, sólo entenderás que si no haces unos cuantos metros de entreno, será un día perdido. Pero voy a lo que me ocupa.

Hasta ahora, por costumbre social del varón, probablemente tendrías una mata de pelo ideal para el invierno. Pues eso se acabó también. No sólo tendrás que estar depilado entero, sino que sabrás que es de primer orden llevar un slip fardahuevos con inscripción en la parte trasera cuando veas al resto de tus compis en la piscina. Y eso queda superbien en la cámara, pero puede suponer un trauma.

¿Y los pelos enquistados? Cuerpos esculturales sin un solo enquistamiento, pues mentira. Si no te has arrancado el granito contra el borde del agua al salir, lo tienes ensangrentado o llamando la atención en el centro de la barriga, es que no has comenzado a dejarte la piel como un bebé. Te aseguró que terminarás acudiendo a centros de estética para entenderlo como hice yo.

¿Te has visto nadando en un video grabado de técnica de natación? ¿no?, pues te recomiendo la experiencia para aprender después de que superes el trauma de cómo te ven los demás desde fuera.

 

Foto: Facebook//Sebastian Karas

Atado a un caballo

Has comprado tu flaca y viene sin pedales, así que compras los primeros pedales de 3 euros con la excusa “usarlos de momento” tirando por la borda todo tu caché triatleta en la tienda hasta que todos te ponen la cabeza como un bombo y terminas comprando unos automáticos con el fin de mejorar tu rendimiento. Cierto, pero se han callado algo que leerás en la sección "warning" del librito que viene junto a tus pedales.

Descubres que todos tus colegas se han callado el detalle de que irás en tu bici igual que un vaquero atado por los indios a un caballo. Tu cabeza estará hecha un lío los primeros días, por eso, es mejor que salgas a rodar en solitario al principio y practiques el engancharte/desengancharte en casa apoyado contra la mesa.

Hasta el día en que tienes que ir con la grupeta y te pasas no sólo toda la salida, sino los días anteriores nervioso por miedo a no ser rápido con las calas. Yy puede que hasta inventes excusas para no ir por miedo a caerte delante de todos en parado o que nadie se dé cuenta de que te has anticipado 200 metros antes de un cruce como yo.

 

jodie stimpson bici T2
Foto: Loughborough Echo

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS