Actualidad / Running / Fallece Gladys Burrill a los 100 años, la mujer de más edad en correr maratón

Fallece Gladys Burrill a los 100 años, la mujer de más edad en correr maratón

Gladys Burrill, apodada cariñosamente como "Glady-ator", la mujer plusmarquista mundial con más edad en competir en maratón, y una defensora acérrima del marató de Honolulu, ha fallecido a los 100 años. Burrill murió el jueves de causas naturales mientras dormía en la casa de su familia en Prospect, Oregon, después de enfermar de neumonía. Burrill murió dos semanas antes de cumplir 101 años.

Burrill, además de saltar a la fama en 2010 por correr el maratón de Honolulu en 9 horas y 53 minutos con 92 años, era una mujer muy popular en la comunidad de corredores de maratón debido a su personalidad, entusiasmo, optimismoy alegría. Era una mujer que siempre tenía una gran sonrisa y un abrazo para todos sus conocidos.

Foto: Honolulu Marathon

Nacida el 23 de noviembre de 1918, de inmigrantes suecos, sufrió de poliomielitis cuando era niña y vivió en condiciones de pobreza extrema durante la Gran Depresión.

Se casó con su difunto esposo de 69 años, y la pareja creó una de las empresas madereras familiares más grandes del sur de Oregón en la década de 1960.

También pilotaba aviones de varios motores, recorrió desiertos en Arizona y escaló Mount Hood en Oregon antes de correr su primer maratón en 2004 a los 86 años de edad. Su decisión de correr la prueba vino a raíz de ver el espectáculo de luces de los fuegos artificiales que precedían el maratón del año anterior. Lo que más deseaba era estar en la meta de este año, animando a los participantes, como siempre lo hacía, explica su hijo Mike.

Cinco maratones de siete intentos

Burrill finalmente completó un total de cinco maratones de Honolulu de siete intentos, el último de los cuales estableció el récord mundial Guinness de mujeres mayores en completar un maratón. Terminó la carrera el 12 de diciembre de 2010, en 9 horas, 53 minutos y 16 segundos.

Mike dijo que su madre se encontró a sí misma después de la muerte de su esposo en 2008, convirtiéndose en un icono para la comunidad maratoniana. Todos los días llevaba puestas camisetas de la Maratón de Honolulu y sólo zapatillas de las marcas que patrocinaban la carrera. Otro icono del deporte que se nos va habiendo vivido una vida muy intensa. Descanse en paz.

ARTÍCULOS RELACIONADOS