Materiales / Natación / Una nueva forma de ver la natación: review FORM swim goggles, las gafas inteligentes con realidad aumentada

Una nueva forma de ver la natación: review FORM swim goggles, las gafas inteligentes con realidad aumentada

Las gafas de natación inteligentes FORM swim goggles habían despertado muchísima atención por parte de nadadores y triatletas desde la primera entrada que publicamos en Planeta Triatlón. Fruto de ese interés, desde Formla startup con sede en Vancuver responsable de su creación, nos han hecho llegar la primera unidad para el mercado nacional, así que hoy, día del lanzamiento mundial, os compartimos nuestras primeras impresiones.

¿Qué tienen de particular estas gafas para que hayan llamado tanto la atención? Pues que se trata de las primeras gafas de natación con display inteligente, de forma que el nadador pueda ver las métricas de rendimiento en tiempo real a través de una pantalla integrada en las propias gafas, sin tener que estar mirando la muñeca constantemente. Y eso, cuando nadas solo o llevas ya muchos metros, te hace ver la natación de forma diferente. En todo momento sabes la distancia y el ritmo que estás llevando sin necesidad de parar el reloj una vez tocas la pared.

Review por Carlos de la Viesca, nadador Máster

Hemos pedido a un especialista, Carlos de la Viesca, nadador en Máster y de aguas abiertas, actualmente compitiendo en el Campeonato de España y en la Copa de España, que probara las FORM y que nos diera su opinión sobre diferentes puntos que nos han llamado la atención sobre estas gafas que seguro van a revolucionar la forma de entrenar para muchos nadadores y triatletas. En la cabecera del artículo tenéis su vídeo explicando las primeras sensaciones.

Carlos de la Viesca
Foto: Nuria Fernández Peña

Comodidad y confort prioritarios

Las FORM swim goggles son las primeras gafas de realidad aumentada, lo que significa que llevas toda la información de nado incorporada en la propia lente, sin tener que parar nada ni hacer nada con las manos. Máxima comodidad a la hora de ver en todo momento tus datos del entrenamiento.

Las gafas incorporan un pequeño saliente en un lateral donde se recoge toda la información que se proyecta en tiempo real sobre la lente mientras nadas. Incorpora sensores de movimiento, como acelerómetros y giroscopios, para detectar el movimiento, y un ordenador que utiliza la inteligencia artificial para seguir y mostrar métricas como los tiempos de paso intermedio, la distancia, y el número de brazadas. Esta información puedes verla proyectada bien en el ojo derecho, o bien en el ojo izquierdo, como tú elijas. Si quieres cambiar de lado, solo tienes que dar la vuelta a las gafas de forma que el saliente quede a la izquierda.

Son unas gafas muy, muy cómodas, no se mueven ni entra nada de agua después de haber nadado con ellas más de 2.500 metros. Las "smart goggles" están fabricadas con materiales de alta calidad y se nota en las prestaciones. Es una gafa pequeña que viene con cinco tamaños de puente nasal, por lo que resulta muy fácil encontrar tu propio ajuste personalizado.

Las gafas están diseñadas para encajar bien en cualquier forma de cara y se ajustan perfectamente con ese puente nasal gracias a su forma y tamaño. Las correas de silicona son muy cómodas y permiten adaptar la presión una vez puestas. La sensación es muy buena, no molesta nada. Permite ajustar el brillo incluso cuando hay sol y nadas en piscina descubierta, aunque sin duda la visibilidad es mucho mejor en piscina cubierta.

Óptica en el agua

La óptica en este tipo de proyectos es uno de los temas más delicados. No es lo mismo una óptica en tierra como estamos acostumbrados a cualquier dispositivo de los que utilizamos para correr o salir en bici, que una óptica bajo el agua. Con las FORM se ha conseguido un excelente trabajo en cuanto a impermeabilización en el agua y el impacto en su sensible tecnología óptica. Son unas gafas cien por cien fiables y duraderas. Si bien es cierto que nosotros llevamos utilizándolas desde el 23 de julio y tendríamos que esperar un poco más, por ahora el rendimiento y las prestaciones son completamente recomendables.

Configuración de las gafas desde el móvil

Junto con las gafas, está disponible también la aplicación FORM Swim App para iPhone y Android. Esta aplicación gratuita permite revisar y compartir los entrenamientos seguidos por las gafas FORM Swim Goggles, ver el resultado a lo largo del tiempo y personalizar la visualización de las métricas en las gafas y en qué lado se mostrarán los datos, derecho o izquierdo.

Hay nadadores con un rolido más grande en el lado derecho y puede que al dar la brazada roce el hombre con el pequeño saliente de la gafa donde lleva toda la inteligencia artificial. Por eso, para aquellos que roten más de derecha que de izquierda, es aconsejable cambiar la orientación de la gafa, ya que son completamente simétricas, el botón del ordenador pasaría a estar arriba en lugar de abajo. También es necesario elegir la longitud de la piscina y durante el nado, cuando paras las series, se indica el estado de la batería. Nosotros las hemos utilizado durante 2.500 metros seguidos y varias veces más, y la batería apenas se ha gastado. Con recargarla cada vez que vas a nadar, es suficiente, como sueles hacer con cualquier otro dispositivo antes de salir a correr o en bici.

Configuración del entrenamiento

Todos estos ajustes se hacen desde la aplicación, desde ella puedes configurar el entrenamiento de dos formas:

  • Modo nado continuo, en cuyo caso te indica el tiempo total y los metros que llevas. Hemos comprobado que la distancia la mide perfecta y no hay error alguno, previa configuración de la longitud de la piscina. Y también identifica perfectamente el estilo al que estás nadando, espalda, mariposa, braza o crol. Pantallas de la información que vemos en la app:

 

 

  • Modo de series: te indica el tiempo que llevas en la serie y te lo extrapola al tiempo en cada 100 metros, es decir, te hace un aproximado del último largo que has nadado y si por ejemplo has hecho un 50 metros, te lo multiplica por dos para darte el resultado en 100. Quizá se eche en falta en este tipo de "modo series" ver diferentes datos más allá de los que has prefijado.

Lo realmente interesante es toda la información que puedes ver a través de la aplicación una vez sincronizas el entrenamiento, donde tienes todas las métricas a tu disposición del entrenamiento. Es decir, puede sustituir a cualquier reloj deportivo de los que usamos cuando nadamos porque te da toda la información una vez has terminado y descargado el entreno con la app: tiempo de descanso de cada serie, tiempo total de cada una, tipo de brazada, brazadas por largo... tiene toda la información que podamos pedir, como puedes ve aquí abajo:

 

 

Ya está disponible, además, la sincronización con Garmin,  Strava y TrainingPeaks:

¿Para quién están dirigidas las nuevas gafas FORM?

En principio, podemos decir que para cualquier nadador que quiera conocer datos básicos de su entrenamiento mientras nada y toda la información una vez descargados los datos en la aplicación. ¿Qué queremos decir con esto? Pues que probablemente es la gafa perfecta para gente que entena sola y haga metros. Por ejemplo, cuando te tocan hacer series de mil, o un 1.500 y luego un 500, o 3 x 500 metros, etc. De esta forma, siempre sabes el ritmo que estás llevando en la serie, nada que ver con un reloj de muñeca. Un profesional está más acostumbrado al crono de pared y quizá no vea tanta ventaja como cualquier aficionado que entrene solo.

En piscina, cuando entrenas con más gente, muchas veces no puedes controlar los tiempos porque tienes que esperar a que llegue toda la gente de la calle antes de salir a por la siguiente. Las FORM swim goggles cuentan el tiempo que estás parado y hasta que no vuelves a nadar, no se pone en marcha el crono.

Conclusión

La primera vez que nadas con las FORM swim goggles parece que estás nadando en una película de ciencia ficción. Los datos del nado se proyectan a escasos centímetros mientras vas nadando y todo se hace diferente, es una sensación muy extraña, pero a la que rápidamente te acostumbras. El campo de visión se reduce frente a gafas más tradicionales en triatlón, pero es una gafa que se adapta perfectamente a la cara, muy cómoda y en la que no entra ni una gota de agua. Los materiales son de altísima calidad y se notan una vez te las pruebas.

La diferencia de cuando nadas solo y tienes que meter metros entre unas gafas normales y éstas, es como la noche y el día. No pierdes ritmo porque lo vas viendo delante de tus narices, te mantiene atento e incluso más motivado por bajar tiempo en cada largo.

Saber cuál es el ritmo que llevas cuando estás haciendo series largas te permite saber cómo vas sin tener que esperar a terminar y parar el reloj. Si cuando vamos corriendo o en bici ya no concebimos no saber en cada momento a cuánto vamos o qué media llevamos, ¿por qué no iba a cambiar esto en natación? Miércoles 7 de agosto, las gafas de natación inteligentes ya son una realidad y su precio de venta son 199 dólares, unos 180 euros. ¿Caras, baratas? Nunca confundamos valor y precio, todo depende de cómo y para qué las vayas a utilizar.

ARTÍCULOS RELACIONADOS