Foto: C Bailey Speed // Red Bull Content Pool
Trucos y curiosidades / Running / Está claro: pocos podrían vivir como vive Gwen Jorgensen

Está claro: pocos podrían vivir como vive Gwen Jorgensen

Gwen Jorgensen lleva más de tres años apartada del triatlón, desde que a principios de 2017 diese la noticia de que se retiraba de nuestro deporte para centrarse en el atletismo.

Centrada en tratar de lograr la clasificación para Río en maratón, el nivel de exigencia y la falta de mejora le ha hecho renunciar a la larga distancia y centrarse en la pista, donde espera acudir a Río en la prueba de 10.000. No obstante, sigue siendo una voz más que autorizada para hablar de entrenamiento y que sus consejos nos resulten útiles.

En una de sus últimas entrevistas, concedida a su patrocinador de nutrición Skratch labs, la norteamericana ha hablado sobre cómo afronta ella las sesiones de invierno, con tanto frío, y cómo logra recuperarse lo antes posible.

Los pies en alto, el mejor método para recuperar

"Empiezo siempre con un buen desayuno", explica Gwen, que después dedica aproximadamente hora y media a ejercicios de estiramiento y calentamiento que adapten el cuerpo a la intensidad que va a ser sometido.

"Una vez he calentado, comienzo mi primera sesión de entrenamiento". Despúes, toca descansar hasta la segunda. "Es entre estas dos sesiones donde es más importante recuperar", le podemos leer.

"Poner los pies en alto es lo mejor" explica la de Nike. "Me tumbo en la cama, y en muchas ocasiones tomo siestas con el tronco inferior elevado. Así me aseguro tener una recuperación completa". La siesta, importante, entre quince y veinte minutos.

Desafortunadamente, Gwen es profesional y dispone del tiempo suficiente como para recuperar con garantías. Para los populares, cuya agenda es más compleja, tiene una recomendación muy importante: "Siempre es mejor sentarse que estar de pie, y es mejor acostarse que sentarse".

Los masajes, una buena inversión

En su canal de Youtube le hemos visto en varias ocasiones hablando de la importancia de la recuperación para rendir bien. "Le doy tanta importancia como le doy al entrenamiento", comenta a lo largo de la entrevista.

"Es más, prefiero pagar un poco más a mi fisio para que venga a darme el masaje a casa antes que viajar a cualquier parte".

A la punción seca también le da importancia. "Recibo un masaje cada dos días. De hecho, me doy tantos masajes que ya tenemos hasta mesa de masajes en casa", comenta la de Nike.

"Entreno tantos kilómetros que los músculos tienden a agarrotarse, de ahí que utilice punción seca".

Maratón y triatlón, muy distintos

"Aunque los principios siguen siendo similares", comenta al hablar de cómo han cambiado sus rutinas, "la recuperación ha cambiado por completo".

De la mano de Jerry Schumacher, su entrenador desde que se centrase en la carrera a pie, procura encontrar entornos tranquilos y relajantes. "Comencé a centrarme en ello cuando comencé mi carrera profesional", afirma.

"Desde que estoy en el Bowerman Team compartimos muchos momentos y tenemos horarios similares", asiente, aunque es consciente de que cuenta con una gran ventaja: "Cuando no estoy de stage, tengo la suerte de que mi marido cocine para mí. El evitar tener que ir de compras o cocinar ayuda a mi recuperación".

"Ese tiempo extra que paso descansando, se acumula".

gwen jorgensen recuperacion
Foto: C Bailey Speed // Red Bull Content Pool

Los días fáciles, que sean fáciles

Pese a la tendencia entre los populares de mantener el ritmo a lo largo de todas las sesiones, asumiendo con dificultad que en ocasiones hemos de ir más lentos de lo normal, Gwen tiene clara la importancia de los días de recuperación: "los días fáciles están pensados para ser fáciles, igual que los difíciles han de ser difíciles".

Esos días, en los que volumen e intensidad tienen a bajar, aprovecha para centrarse en la recuperación. "Me mantengo alejada de toda actividad que no sea necesaria", explica. "Si estoy dedicando tiempo a otras cosas, siento que estoy desperdiciando energía".

"Puede que no sea muy glamouroso, pero así me aseguro que sigo recuperando. Además, siempre pienso que lo que hago durante el día es parte de mi trabajo: cuando como, lo que como, cuánto me recupero, todo eso es parte de mi trabajo".

A la hora de dormir, también se necesita una rutina

"En su momento aprendí que crear una rutina antes de irme a la cama me ayuda a dormir mejor", explica ya acabando la entrevista.

"A las ocho de la tarde estoy en la cama. Solemos ver la televisión una hora y poco, y después leemos un rato. A las 21:30 las luces están apagadas".

Su idea: dormir nueve horas, hasta las seis y media aproximadamente. Pero evitando el estrés matutino: "Nunca pongo una alarma, a no ser que tenga la obligación de hacerlo".

"Dejo que mi cuerpo se despierte por la mañana cuando él quiera".

ARTÍCULOS RELACIONADOS