Foto: SLS Bikes
Actualidad / Triatlón / Día 1 d.R (después de Raña)

Día 1 d.R (después de Raña)

Os voy a contar una confidencia: llevo del orden de media hora decidiendo cómo comenzar este texto.

Y si recapitulo las referencias con las que argumentar mis pensamientos, no pueden ser de lo más variadas: desde Basilio, protagonista de la última novela de David Trueba, hasta el libro de relatos de Casi un objeto de Saramago, pasando por la canción Hung up de Madonna y acabando en Jorge Manrique y aquello suyo de que la vida es un río que va a parar al mar, que es la muerte.

Y tal.

Resumen, por si estáis mirando con cara circunspecta: que se retira Iván Raña y a mí todas las referencias que me vienen a la cabeza tienen que ver con que el paso del tiempo es inexorable y que en un abrir y cerrar de ojos, todos criando malvas.

Y nada más lejos de la realidad. Porque Iván Raña es un canto a la vida, a las ganas de aprovechar cada minuto de tiempo, a aprovechar cada aliento agrandando el pecho para coger más aire y dar otra zancada hacia la meta. Time goes by so slowly, for those who wait, cantaba la reina del Pop.

Porque no conocía a Raña.

Cerrad los ojos. Pensad en él. Pensad en cómo os le imagináis. Yo lo hago -tengo la suerte de conocerme bien el teclado y poder seguir escribiendo mientras tanto- y solo me viene a la cabeza en un brinco acelerado hacia delante y sin mirar atrás, haciendo todo aquello que le apetece sin pararse a pensar si conviene o no conviene.

Sin esperar, haciéndole la peineta a Madonna.

"Si sigo con el tri es porque me gusta, no solo por los resultados" le dijo hace un par de años a otro ejemplo a seguir, Eneko Llanos. Y que sí, que ganar está muy bien, no lo dudo, pero que él ya tiene una edad, también piensa en divertirse.

Se retira Iván Raña y a todos se nos va un poco del triatlón que llevamos dentro, que el triatlón es menos triatlón sin Raña.

Porque populares o profesionales, todos hemos crecido en este deporte al albur de sus hazañas, de descubrirnos un deporte que ahora nos apasiona pero del que hace veinte años solo sabían Santamaría padre, Godoy padre y los Llanos.

Iván Raña bicicleta
Foto: SLS Bikes

Podría ponerme a relatar de memoria cada uno de los momentos en que nos ha levantado de la silla, en que ha conseguido que diésemos un codazo a un compañero de trabajo para contarle que, eh, hay un español que lo está bordando en triatlón.

¿Triatlón? ¿Qué cojones es eso?

Eso es Raña, chaval. Un respeto.

Pero no voy a hacerlo, probablemente ya los leyérais ayer en otros medios, podría caer en la retórica de la nostalgia, pero no. No voy a hacerlo.

Porque la nostalgia no es buena. Porque es mentira que Jorgen Manrique dijese que cualquier tiempo pasado fue mejor y porque, si te descuidas, puedes pasar el resto de tu vida mirando hacia atrás.

Y eso sería precisamente, la antítesis de lo que hace Raña. Él no mira atrás.

Iván, disfruta del futuro que viene, en el que harás lo que quieras, como quieras, y donde quieras. Y los triatletas estaremos aquí para aplaudírtelo.

ARTÍCULOS RELACIONADOS