Foto: Getty Images for IRONMAN
Jan Frodeno ya está en Kona

Jan Frodeno ya está en Kona

"Hay que admitir que es un poco extraño ver desde fuera lo que parece un espectacular Campeonato del Mundo de IRONMAN 70.3", escribía el sábado Jan Frodeno. Al alemán, que hace unas semanas renunciaba a su presencia en Niza, se le veía entrenando en Zwift mientras se disputaba la prueba femenina, ganada por quinta vez por Daniela Ryf.

Tras dos años sin poder pelear por la victoria en Kona, Frodeno decidió ausentarse de tierras francesas de cara a preparar un largo stage en Hawaii junto a su equipo de entrenamiento. "Una tercera victoria en Kona sería lo más grande", explicó en una reciente entrevista para SID, medio alemán. "Estoy muy motivado y deseando que llegue el día".

Igual que Sebastian Kienle o Lucy Charles en 2018, Jan Frodeno ha escogido Maui para hacer el acercamiento a lo que se va a encontrar en Kona. Más que lograr un mejor estado de forma, Frodo busca la aclimatación. En palabras suyas, le interesa "más adaptarse al calor y estar preparado para la salida en octubre".

Un 2019 para enmarcar

Según explica, su estado de forma actual es excepcional. Hay que recordar que igual que en 2018, el discípulo de Dan Lorang está invatido a fecha de hoy: nadie ha podido vencerle en las cinco pruebas que ha disputado. Comenzó la temporada en distancia olímpica, ganando en Buschhütten, para después dar todo un recital en IRONMAN 70.3 Kraigchau.

Tras ganar IRONMAN Frankfurt por segundo año consecutivo, se hizo con la victoria en IRONMAN 70.3 Gydnia y Allgau Triathlon.

Nan Oliveras, junto a él en Maui

Junto a él estará Nan Oliveras. El catalán, que se unió al grupo de entrenamiento de Frodo y Nick Kastelein esta temporada, ha viajado con él a Hawaii, según hemos podido ver en sus stories, en un largo traslado que le ha llevado a Munich y Los Ángeles antes de aterrizar hace unas horas en las islas. Juntos comparirán estas algo más de cuatro semanas que habitualmente se le hacen eternas al campeón alemán. "Las últimas semanas antes de la prueba son a menudo muy largas" finalizaba en la entrevista, "pero ahora estoy deseando que lleguen esos días difíciles".

No es el único que viajará antes de tiempo

Frodo no será el único de los triatletas clasificados que hará un stage antes de que llegue el día de la prueba. Terenzo Bozzone lleva ya varios días desplazado y entrenando en el recorrido que acogerá el segmento ciclista, aclimatándose al calor.

El neozelandés, que finalmente se ausentó de la edición de 2018 al no haberse recuperado del accidente que sufrió entrenando, también busca aclimatarse a las exigentes condiciones climatológicas de la zona, con más de treinta grados de calor y humedades superiores al noventa por ciento.

ARTÍCULOS RELACIONADOS