Foto: Jonas Deichmann
Actualidad / Triatlón / Jonas Deichmann ya ha comenzado su triatlón alrededor del mundo de 40.000 kilómetros

Jonas Deichmann ya ha comenzado su triatlón alrededor del mundo de 40.000 kilómetros

Jonas Deichmann, ultraciclista alemán que ya nos tiene acostumbrados a varios récords mundiales por sus desafíos extremos como ir de Alaska a Argentina en bicicleta en tan solo 97 días o desde Noruega hasta el sur de África en 75 días, ha comenzado un nuevo reto. El aventurero y atleta extremo de 33 años está dispuesto a terminar el triatlón más largo de del mundo, tomando como salida y llegada la ciudad alemana de Munich atravesando todo el mundo.

120 distancias IRONMAN

Durante su desafío tendrá que cubrir una distancia equivalente a 120 distancias IRONMAN con una mínima huella de CO2, ya que solo tendrá como única ayuda su propio cuerpo y su inseparable bicicleta. Con este proyecto Jonas quiere recoger fondos para una organización benéfica que se dedica a la protección de la selva tropical.

La aventura comenzó el pasado 26 de septiembre a las 12 del mediodía en Odeonsplatz, Munich, para llegar en bici hasta Croacia. Desde allí nadará 456 kilómetros a lo largo de la costa hacia Montenegro. Una vez llegado a tierra otra vez, retomará la bici para cruzar Europa y Asia hasta llegar a la costa china, donde se subirá a un velero para atravesar el Océano Pacífico hasta San Francisco.

Foto: Jonas Deichmann

La siguiente etapa le depara una carrera de 5.040 kilómetros a través de América del Norte rumbo a Nueva York. A bordo de un velero otra vez, cruzará esta vez el Océano Atlántico rumbo a Lisboa, y luego volverá otra vez en bici hasta Munich donde se puso en marcha 10 meses antes. Y todo ello, sin un vehículo de apoyo, como siempre ha caracterizado los retos de este deportista extremo.

El triatlón extremo no es el primer reto de este tipo para el poseedor de varios récords mundiales. Jonas Deichmann es el primer deportista en establecer récords de ciclismo en las tres grandes travesías continentales: Eurasia, desde Portugal hasta Vladivostok en 64 días, la legendaria Panamerica desde Alaska hasta la Patagonia en 97 días, y más recientemente la ruta desde el Cabo Norte en Noruega hasta Ciudad del Cabo en Sudáfrica en 72 días - un mes entero más rápido que el anterior récord mundial. "Poco a poco me van faltando desafíos en bici y siempre soñé con dar la vuelta al mundo sin avión", dice Jonas.

Una logística casi imposible

Durante la etapa de natación de 456 kilómetros arrastrará una balsa hecha específicamente para él y luego nadará hasta la costa por la noche para acampar. En la bicicleta y durante la carrera a pie, también llevará todo su equipo para acampar a lo largo de la ruta. "Además de la enorme distancia, la logística será uno de los puntos importantes del desafío. Hay corrientes en el mar y solo pequeñas ventanas de tiempo para cruzar el Himalaya y los océanos. También necesito encontrar un velero para cruzar los dos océanos, ya que haré autostop", explica Jonas.

Foto: Jonas Deichmann

Jonas Deichmann espera terminar en Munich en primavera de 2021 habiendo superado así el récord actual de Sean Conway, que en junio de 2016 lograba completar la hazaña de recorrer toda la costa del Reino Unido nadando, pedaleando y corriendo tras 6.400 kilómetros recorridos. Es hasta la fecha el triatlón más largo del mundo.

Condiciones metereológicas complicadas y una nueva ruta

El pasado miércoles por la noche se completaron los primeros 800 kilómetros en total en bici con varios metros de desnivel y Jonas Deichmann llegó a Karlobag, donde inició la primera disciplina de triatlón propiamente dicha, la natación. "Estoy bien, así que me metí al agua el jueves por la mañana".

Foto: Jonas Deichmann

Las condiciones en su autoproclamada "disciplina más débil" fueron un desafío inmediato. “Tuve vientos en contra y pequeñas olas de frente y no podía avanzar. Volví a cambiar un poco mi ruta. Nado a lo largo de la costa desde el continente y no en las islas cercanas a la costa porque no hay absolutamente nada en términos de infraestructura, realmente nada ”, dice Deichmann.

“Todo funciona con la balsa, pero avanzo muy lento en el mar. Es incluso más difícil nadar que en el lago de Constanza, también porque a veces hay corrientes bastante fuertes que te arrastran hacia las bahías ". Al anochecer hizo unos diez kilómetros y luego instaló el campamento para pasar la noche. "No fue tan fácil porque la zona está llena de piedras".

Deichmann recorrió otros cinco kilómetros tierra adentro a pie hasta la siguiente ciudad para abastecerse de comida. Hará una pausa hasta el domingo, ya que para este sábado se ha anunciado una tormenta con rachas de viento de 80 a 90 kilómetros por hora. “Sería peligroso nadar en el agua en tales condiciones. El domingo debería ser más tranquilo.

A partir de ahora os iremos informando de esta aventura extrema que ha comenzado el alemán y que le llevará, si todo sale bien, a volver a Munich dentro de 10 meses por sus propias manos.

ARTÍCULOS RELACIONADOS