Materiales / Triatlón / Kask Mistral: test de producto

Kask Mistral: test de producto

Hemos tenido la oportunidad de testear una de las grandes apuestas de Kask para esta temporada 2018, su nuevo casco aero con cola, el Kask Mistral. Tras unas cuantas salidas divertidas -cuanto menos- con la grupeta dando el cante, vamos con nuestras impresiones sobre él. Hablamos de salidas divertidas porque aparecer un sábado con un casco aero entre todos tus colegas es para que, cuando menos, te saquen gaitas. Pero todo sea por hacer una valoración lo más fidedigna posible.

Unboxing

El Kask Mistral se presenta en una caja elegante, robusta y amplia. En su interior encontramos el casco en su funda de transporte fijo y seguro gracias a una serie de espumillas que lo fijan a las cuatro paredes. Así evitamos que se mueva y forzamos lo menos posible las aletas que cubren la zona de las orejas.

La funda de transporte es negra, de un tejido duro y sufrido que cuenta con orificios de ventilación que permiten que se airee cuando lo guardamos sudado. Cuenta también con asas de mano.

El grado de protección que ofrece es un tanto justa, aunque también hay que decir que solo lo vamos a guardar en la funda en momentos muy puntuales. De diario lo más habitual es que esté al aire en una zona de fácil acceso. Para cerrar la cremallera hemos de colocar bien el casco y tener cuidado de no doblar las mencionadas aletas, que pese a todo se doblarán ligeramente. En cualquier caso, son más robustas de lo que parece y como es norma habitual en este tipo de cascos, no es nada fácil dañarlas.

En definitiva, se agradece la funda para transportar el casco separado del resto de material o incluso colgado en la mochila de transición.

Kask Mistral: primera impresiones

kask mistral

amazon

Pasemos al casco en sí mismo. Hablamos de una tipología de casco que está de moda en los últimos años, en la línea de los utilizados por ciclistas de pista. No en vano en su diseño, llevado a cabo en Chiuduno, donde se ubica la sede central, ha colaborado el equipo nacional australiano de pista. La primera impresión es la de un modelo muy compacto, la misma sensación que se tenía con el Bambino, su predecesor.

La diferencia básica entre ambos modelos es que en esta ocasión la cola aerodinámica se alarga ligeramente más, mejorando la continuidad con la línea de la espalda y por tanto la aerodinámica de la zona. La ventaja es que pese a contar con la citada cola no abulta más que un casco convencional, lo que permite un comportamiento muy cómodo ante vientos laterales y movimientos de la cabeza más allá de la posición habitual utilizada en pruebas de larga distancia.

Hablamos por tanto de un casco muy versátil que incluso se puede utilizar en triatlones olímpicos e incluso sprint. Es ideal para aquellos que acostumbren a remontar en el segmento ciclista y tirar del grupo.

La ventilación

Sin duda alguna, uno de sus puntos fuertes. Pese a que no hemos tenido la oportunidad de probarlo con temperaturas cálidas, hay que reconocer que mientras con cascos cerrados con frío se suele estar bien resguardado, con el Kask Mistral se pasa el mismo frío que con un casco convencional. Es decir, para las fechas de verano en que se disputa la mayoría de los triatlones hablamos de un casco que refrigera perfectamente y que nos dará ese punto extra de comodidad que supone llevar la cabeza a buena temperatura.

kask mistral
Foto: Kask

El visor

El visor que llega por defecto con el casco es transparente, aunque a través de la web de Kask o incluso en Wiggle se pueden adquirir el amarillo o el de efecto espejo, que estéticamente es sin duda el más llamativo. El espacio que queda bajo el visor no permite el uso de gafas por debajo, con lo que si somos sensibles al sol nuestra recomendación es comprar alguno de estos otros dos visores, que nos permitirán ver mejor en momentos de luz directa e intensa.

En caso de lluvia el visor del Mistral, como el del Bambino, se fija magnéticamente, con lo que puede colocarse hacia arriba dejando la cara al aire. Durante la transición esta maniobra, a la inversa, también es muy cómoda. Una solución muy eficiente que va mejor que nunca gracias al aumento de potencia de los imanes, que soportan magníficamente el visor y permiten los cambios muy fácilmente.

Detalles interiores

Algunos últimos detalles, el Mistral esta muy bien acabado, el acolchado interior es muy comodo y se ajusta y posiciona muy bien. Las correas son de cuero ecológico, que habrá quien no lo valore, pero demuestra que en Kask cuidan todos los detalles.

Como pequeños contras, podemos añadir que el acceso al la ruleta de ajuste de la nuca es complicado en marcha y que el visor no esta pensado para narices prominentes, haciéndose un poco molesto con el paso de los kilómetros si llega a tocar con el tabique. Si eres de nariz estándar, ningún problema.

ARTÍCULOS RELACIONADOS