Actualidad / Running / La cabeza del Maratón se pierde en Venecia

La cabeza del Maratón se pierde en Venecia

Lo que ha ocurrido este pasado domingo en el Maratón de Venecia es de traca. Nunca habíamos visto algo igual en un maratón internacional. El grupo que lideraba la prueba se confunde de calle en el recorrido y termina en una carretera de circunvalación. Así terminó la 32 edición de esta prestigiosa carrera, con el triunfo de un italiano  en la prueba tras 22 años sin conseguirlo: Eyob Faniel Ghebrehiwet, que no se lo creía ni él mismo. Las cámaras estaban allí para captar el momento decisivo, concretamente el kilómetro 24 de carrera. El caos y el surrealismo se apoderó de la carrera, nadie sabía qué estaba pasando, ni siquiera al ver las imágenes. Después de verlo una y otra vez, parece que las responsabilidades se depuran entre los implicados en señalizar el circuito (aparentemente ausente en ese punto del trazado) y las motos de carrera que son las encargadas de marcar la dirección a los atletas (que bastante tienen con ir corriendo a esos ritmos).

¿Qué ocurrió exactamente?

El grupo de cabeza estaba compuesto por seis atletas africanos que lideraban el Maratón de Venecia. A continuación, y a poco menos de un minuto, un grupo perseguidor con Faniel al frente. Los seis atletas africanos no recibieron indicación alguna para coger un paso subterráneo de peatones en el que debían haber girado a la derecha y siguieron al cortejo de coches (incluido el coche oficial de cronometraje) y motos que debía reencontrarse con los corredores poco después del parque San Giuliano. Afortunadamente, los corredores rectificaron a los 200 metros mientras un fotógrafo bloqueaba con su bici el tráfico que venía en el mismo sentido que los atletas, evitando consecuencias dramáticas.

Dos minutos perdidos

Cuando los seis kenianos quisieron reengancharse a la cabeza de carrera, ya habían perdido cerca de dos minutos. Difícil evaluar si Faniel, que corrió a buen ritmo durante toda la segunda parte, se habría hecho con el triunfo de la prueba. Lo cierto es que cuatro de los seis africanos que habían liderado la prueba hasta el error de indicación de la organización (Bett, Kemei, Kiplimo y Dawud) se retiraron en el kilómetro 25 manifestado su rabia y frustración. Solamente el keiano Chumba (que intentó recuperar el tiempo perdido a la desesperada) y Metto, llegaron hasta la línea de meta terminando en cuarto y quinto puesto en 2h16’47” y 2h19’51”.

Incluso Kipkemei, Maiyo y Shumai, que intentaron seguir a Faniel, se retiraron entre el kilómetro 25 y 35, por lo que el italiano se vio en cabeza de carrera con el eritreo Mhoammed Mussa, que a 12 kilómetros de la meta se vino abajo terminando casi 3 minutos por detrás de Faniel.

Fuente: running.gazzetta.it

ARTÍCULOS RELACIONADOS